Atletismo

Arrospide, mejor que nunca en Berlín

Orgulloso. Iraitz Arrospide posa con la medalla que recibió tras finalizar el maratón de Berlín . / IÑIGO ROYO

El de Villabona es el sexto mejor maratoniano guipuzcoano tras lograr una marca de 2h18:09 en la capital alemana

M.J. SILVANO

Lo que conseguí en el maratón de Berlín se lo dedico a mi abuelo que fue mi fan número uno. Pienso que aguantó hasta que corriera la prueba para luego irse tranquilo. Ha fallecido con 91 años y ha gozado siempre de muy buena salud hasta estas últimas semanas. He venido al funeral y a arropar a mi familia en estos momentos delicados», cuenta el fondista de Villabona Iraitz Arrospide nada más llegar a Tolosa, localidad donde residen sus aitas.

Pese a este duro revés, la vida le sonríe a este chico de 29 años, que junto a su pareja Leire esperan con mucha ilusión la llegada de un bebé que nacerá el próximo mes de marzo. «La verdad es que me siento muy contento con la marca de 2h18:09 que logré en Berlín. He tenido la gran suerte de no lesionarme durante la preparación de la prueba y llegué en buenas condiciones. Aunque siempre hay que ser precavido en una prueba de este tipo, tenía la confianza de por lo menos mejorar mi registro de Londres (2h20:56)».

Los entrenamientos del atleta de la Real Sociedad para preparar la carrera de la capital alemana se prolongaron durante dieciséis semanas. Acumuló más de dos mil kilómetros en sus piernas, lo que le ayudó a aguantar el exigente ritmo de 3 minutos y 16 segundos por kilómetro con el que corrió.

El crono final de 2h18:09 sitúa al de Villabona entre los seis mejores maratonianos guipuzcoanos de la historia. Por delante tiene al malogrado Diego García (2h09:51), Kamel Ziani (2h10:36), Asier Cuevas (2h14:23), Joxe Apalantza (2h14:55) y Gaspar Esnaola (2h14:55). «Tres semanas antes hice un test en Manchester en una prueba de 10 kilómetros en 30:32, -que es mi mejor marca personal-donde fui segundo. Pude hacerlo mejor porque durante la carrera un camión bloqueó la carretera y nos obligó a estar unos segundos parados. Espero no tenerme que acordar de ello en el futuro.

El test de lactatos previo a la cita berlinesa corroboró su buen pico de forma. «La prueba que me hizo en Anoeta Ricardo Jiménez dio como resultado que podría hacer 2h18:06. Las condiciones de la carrera no fueron malas. La lluvia fue lo que más nos incordió, había muchos charcos y los pies los llevaba empapados. Hice la segunda parte diez segundos más rápido que la primera (1h09:10), pero acusé el sufrimiento mental en los últimos siete kilómetros. Luché contra un cuerpo que no quería seguir siendo sometido a ese esfuerzo».

El reto de la Behobia

Arrospide cree qeu no ha tocado techo en maratón: «Mi principal ventaja es que he empezado tarde en el atletismo y aún tengo margen de mejora. Por otra parte, en casa siempre se ha vivido con especial cariño la Behobia. Tengo que reconocer que un ojo lo he puesto en esta prueba y el otro en el maratón. El año pasado fue espectacular ymuy disputada entre un grupete de guipuzcoanosque corrimos por debajo de 1h05. En mi caso hice 1h04:30. Este año también participaré y soy sincero cuando digo que es una incógnita la marca que pueda hacer. Llegaré con siete semanas de descanso. De lo único que estoy seguro es que daré todo lo que tenga».

Fotos

Vídeos