Atletismo

42.195 metros junto al Támesis

42.195 metros junto al Támesis

El atleta vasco Iván Fernández disputará mañana domingo en Londres el maratón del Mundial de Atletismo

KAREL LÓPEZ

Sabe perfectamente que el recorrido nada tiene que ver con el del maratón comercial de Londres, ese por el que año tras año pasan varios de los mejores fondistas del mundo. También es consciente de que poco o nada se puede hacer ante el poder africano, pero el alavés Iván Fernández (10/06/1988) llega al Mundial de Londres con la ilusión de un niño. No es para menos. El fondista vasco, quien dio el salto a la distancia de Filípides hace un par de años y se quedó fuera de la lista de los Juegos de Río, a pesar de tener la mínima, se estrenará con la selección española el domingo a las 10.55 horas británicas en un circuito que pasa por los puntos más turísticos de la ciudad. Londres alberga a partir de mañana un Campeonato del Mundo de atletismo por primera vez.

El vitoriano, pupilo del campeón mundial Martín Fiz -ganó hace 22 años-, estará en la línea de salida junto Javi Guerra y Ayad Lamdassem, además de los mejores del mundo, si bien es cierto que Etiopía no ha llamado a Kenenisa Bekele -con quien le hacía ilusión correr a Iván- y tampoco estará el plusmarquista mundial Kimetto ni Kipchoge, el hombre que se quedó cerca de romper la barrera de las dos horas en los 42,195 kilómetros en condiciones no homologables. El favorito, al menos por marca, será el etíope Tamirat Tola (2h04:11).

«Mi idea era haber llegado al Mundial habiendo corrido en abril también en Londres, en el maratón comercial», señala el mejor fondista vasco del momento. Sin embargo, en el Campeonato de Euskadi de cross, mientras preparaba esa cita en febrero, se cayó y sufrió una fractura en su cadera. Esto le impidió correr en la capital británica, pero la Federación Española de Atletismo confió en él para formar parte del trío que representará a España en el Mundial gracias a la marca realizada en Hamburgo en 2016 (2h12:55). Será su sexta internacionalidad, la primera en los 42,195 kilómetros, distancia que ha corrido en dos ocasiones, las dos en Hamburgo (2015 y 2016). También lo intentó en Berlín 2015, pero abandonó.

«Estoy recuperado. La tirada más larga que he hecho en este periodo de preparación ha sido de 30 kilómetros», apunta el alavés, que ha preparado el Mundial entre Vitoria, donde el mes de junio lo ha pasado mal por el calor, y la localidad francesa de Font Romeu. «Martín Fiz me ha ayudado en alguna tirada con la bici. La verdad es que hay pocos maratonianos de mi edad y este debut internacional es especial para mí. Estoy muy ilusionado».

«Un premio»

«Una de mis frases favoritas es esa que dice que 'estar en la línea de salida de un maratón es un premio'. Yo creo que es así. Llego al Mundial como novato. Mis piernas tienen encima solo dos maratones, pero espero hacer un buen papel», señala Fernández, el único atleta nacido en Euskadi que estará en Londres, aunque con licencia vasca también compite el lanzador de peso Carlos Tobalina.

El fondista, que quiere llegar en su mejor momento a Tokio 2020 -aunque también dice que «cumpliendo con los objetivos año a año», no va al Mundial para cumplir con el mismo papel que se le asignó al ateniense Filípides y que hizo nacer la leyenda del maratón. No acude como mensajero, no. Ese «buen papel» al que hace referencia es el de acercarse o mejorar las 2h12:55 con las que cuenta. «Dependerá de las condiciones. Correr a esas horas no es lo normal. Si hace mucho calor será complicado hacer un buen tiempo, pero sí que puede ayudar a ocupar un buen puesto».

Fernández sabe que en el recorrido que se inicia en el puente de la Torre de Londres y que concluye en ese mismo punto tras cuatro vueltas habrá abandonos. «Viendo resultados de otros años en Mundiales y teniendo en cuenta que los africanos no pueden buscar grandes marcas, si ven que no están en la pelea por la medalla se van retirando para poder correr en otoño una prueba comercial. Si a eso se le suman condiciones adversas, se puede soñar con un buen puesto».

Sin duda, un sueño ya es poder estar en la línea de salida. Al atleta vasco solo le queda ahora disfrutar del camino, de los 42.195 metros junto al Támesis.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos