Diario Vasco

ATLETISMO

Solución urgente para el tartán

    Martín Ibabe y Leire Landa.
    Martín Ibabe y Leire Landa. / FRAILE
    • «Somos conscientes del estado de las pistas de atletismo del velódromo»

    • Martín Ibabe, concejal de Deportes, y Leire Landa, gerente de Donostia Kirola, pedirán una subvención a la Diputación para sustituirla

    La pista de atletismo del velódromo de Anoeta no goza de buena salud. Es mayor. Tiene cerca de treinta años y el deterioro es visible, sobre todo en el anillo, donde los tacos de salida no agarran y el aspecto del material sintético deja mucho que desear. Resbala. Martín Ibabe, concejal de Deportes del Ayuntamiento donostiarra, Leire Landa, gerente de Donostia Kirola, e Iñaki Iruretagoiena, responsable de marketing y atención al ciudadano del Patronato, analizan las diferentes demandas de los usuarios de la vetusta instalación y su viabilidad. Quejas que este diario hizo visibles el pasado 27 de enero. Los atletas y entrenadores pedían una solución y explicaciones. Los responsables no se han escondido y las dan.

    Nueva pista

    Reconocen que la situación de la pista no es buena. «Somos conscientes de la situación. Es una instalación importante para la ciudad y tiene una serie de prioridades», destaca Ibabe. No quieren quedarse de brazos cruzados y, precisamente por eso, «hemos pensado en solicitar una subvención a la Diputación, dentro de una nueva línea de un plan de equipamientos deportivos. Sería para la pista el año que viene. El uso del velódromo suele ser supramunicipal, pero el coste carga sobre el municipio», señala Landa. «Nos quedan reuniones pendientes con ellos. Estamos trabajando con otras instituciones. El velódromo es una instalación singular, costosa. Es de carácter supramunicipal en cuanto al uso y creemos que también debería serlo en lo económico», continúa el concejal.

    Esto va más allá de los 100.000 euros presupuestados para este año, con los que se realizará un proyecto para analizar qué es lo que hay que hacer. «El problema del velódromo es que nunca ha habido una remodelación total. El tiempo pasa factura», expone Landa. «Se han hecho actuaciones con urgencia: salidas de emergencia, cubierta... Muchas cosas que no se ven y que cuestan dinero». Desde 2004, más de tres millones de euros de inversión, 'txapela' incluida. «Yo siempre he preferido que se quite lo viejo y que después se ponga el nuevo material», señala la gerente de Donostia Kirola en relación a la pista. «Vamos a intentar hacerlo bien. Si la actual ha durado treinta años, tenemos que intentar por lo menos empatar», concluye Ibabe, usuario habitual del velódromo.

    Cierres de la instalación

    «Entiendo el malestar que causan los cierres, pero es una forma de obtener ingresos necesarios para otro tipo de gastos. Estamos obligados a que nuestra gestión económica sea lo mejor posible», apunta Ibabe, quien muestra cómo entre el velódromo y el miniestadio hubo 136.000 accesos en 2016, «algo más del 4% del total de las instalaciones municipales», y destaca que «el velódromo tiene un déficit anual que ronda el medio millón de euros. Para hacer más llevadero el coste del mantenimiento de la instalación es vital organizar eventos que sirvan para paliar este desfase presupuestario que afecta a las arcas municipales».

    Fallos en la calefacción

    En alguna competición celebrada en 2017, la calefacción no ha funcionado, con el consiguiente malestar de atletas y público asistente. «Hubo una avería importante en las calderas que motivó que algunos días no se pudiera calefactar la instalación. Coincidió con días muy fríos. El problema vino por la rotura de algún serpentín debido a las heladas, pero ya está arreglado», confirman desde el Patronato de Deportes.

    Recibe nuestras newsletters en tu email

    Apúntate