WENDERS SE AHOGA, EL KURSAAL EMERGE Y UN MINISTRO SIN IVA

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA

Querido diario: fui a ver la 'Inmersión' de Wim Wendersy casi me ahogo. A los pocos minutos de proyección ya quieres salir a la superficie. En realidad el que se ahoga es Wenders con sus grandilocuencias en una película sobre el amor, el yihadismo, los mares y, sobre todo, el fondo de los seres humanos. Demasiado para este mirón, aunque parte del público aplaudió. Ya lo había advertido Rebordinos: «Es una buena apertura... y además la película llega con Alicia Vikander». La joven actriz sueca cotiza al alza en el mercado internacional. Apunten un secreto: su paso por Donostia ha exigido una diplomacia mayor que las necesarias para acomodar a Monica Bellucci o Arnold Schwarzenegger. Hagamos nacionalismo cultural: lo mejor de 'Inmersión' es la música, del vizcaíno Fernando Velázquez y grabada por la Orquesta de Euskadi en su sede de Miramon.

La diplomacia de los cubos, los suspiros por Jon

Pese a la 'Inmersión', la nave arranca a flote. El Festival es un trasatlántico con muchas cubiertas. Anoche el foco estaba en la gala inaugural, con un original decorado donostiarra y muchos guiños locales. Anne Igartiburu y Leticia Dolera demostraron oficio como maestras de ceremonias (siempre aburridas, inventes lo que inventes) y las estrellas desfilaron por escena. El gran Kaurismaki hizo todo un monólogo sobre Europa y los refugiados dejando en el aire la sospecha de que llevaba ya horas brindando por su premio Fipresci. Antes los aficionados pudieron disfrutar de una glamurosa alfombra roja en la que reinaron la elegancia de Alicia Vikander y Cayetana Guillén (y el escote de María León) aunque quien provocó los suspiros más sonoros fue Jon Kortajarena. Ya ves.

Pero había también autoridades. Muchas. Y gestos para la crónica política: el lehendakari Urkullu y el ministro de Educación y Cultura, Iñigo Méndez de Vigo, se saludaron con educación pero sin excesivo calor. La sombra catalana, suponemos. El ministro era en cualquier caso un hombre feliz: después de tantos días de monólogo catalán ayer dio la noticia de la bajada del IVA para el sector del cine. El día estaba elegido: el ministro quiere el cariño del sector en la cita clave del Zinemaldia. Hoy entrega a Antonio Banderas el premio Nacional en Tabakalera. Seguro que no se habla de otra cosa.

Atención a 'El autor'

Hay muchos festivales en uno, sí, y Alicia Vikander y Agnés Varda, tan distintas, juntas ayer en el María Cristina, representan esas distintas formas de acercarse al cine. Por cierto, estupendo el plató que ha montado Televisión Española en Alderdi Eder con la bahía como decorado. El ente ha conseguido lo que no logra el Zinemaldia: integrar el 'marco incomparable' en la iconografía del Festival, aunque en los últimos años se ha intentado con los 'photocall' en el Aquarium.

Nota del mirón para hoy: atención a 'El autor', la película española que llega a concurso bendecida desde Toronto y basada en un libro de Javier Cercas. El propio Cercas arropará el estreno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos