«Todos somos como Tommy, unos soñadores»

El director de ‘The disaster artist’ se mostró «sorprendido» y «honrado» con el galardón

Dani Soriazu
DANI SORIAZU

Los aplausos del público del auditorio Kursaal cuando se concedió la Concha de Oro a la película ‘The Dissaster Artist’ de James Franco también se vivieron en la sala de prensa desde donde los periodistas seguían la gala de clausura y el palmarés del festival. Unanimidad del jurado a la hora de otorgar el gran premio de la noche y, por el ambiente que se respiraba en este espacio, también por parte de los medios de comunicación que han cubierto esta 65 edición del Zinemaldia.

Los grandes protagonistas de la noche, los galardonados en las diferentes categorías, fueron pasando por esta sala una vez finalizada la ceremonia. La gran estrella y vencedor, James Franco, no se hizo esperar. «Eskerrik asko», fueron sus primeras palabras mientras posaba sonriente con su Concha de Oro. Franco se mostró «sorprendido» porque una comedia haya ganado la Concha de Oro pero aseguró que «es un gran honor». No obstante, volvió a recordar que su cinta «tiene un alma dramática, porque no queríamos reírnos de Tommy Wiseau», el director de la alocada película ‘The Room’ en la que se centra el filme de Franco. El director estadounidense señaló que podría identificarse con «este personaje alocado» de muchas maneras «porque, aunque me dé vergüenza admitirlo, en su esencia es como todos nosotros, es un soñador, y todos los que han estado en Los Ángeles saben lo difícil que es hacer una carrera en el cine empezando por abajo». Y en cuanto a dirigirse a sí mismo en su película aseguró que «está «acostumbrado» porque ya lo hace en uno de sus programas de HBO, pero apuntó que la clave «es tener unos excelentes productores».

Franco explicó que su estancia es San Sebastián «ha sido un verdadero viaje» en el que ha tenido que pasar 36 horas en el hospital ya que según señaló su novia ha estado enferma. «Pero ahora ella está bien y yo estoy encantado», apuntó. Preguntado por si próximamente lo veremos en alguna gran superproducción, Franco recordó que ya ha estado en algunas como Spiderman y aseguró que «le encantan las películas de grandes presupuestos» pero que su participación dependerá de «con quién y con qué contenido, no de la magnitud del proyecto». El actor y director salió con la misma sonrisa con la que había entrado.

Nueva 'peli' de los de Handia

Los directores de Handia, Jon Garaño y Aitor Arregi todavía seguían «en las nubes» minutos después de haber recogido sus dos premios, el Especial del Jurado y el Irizar al Cine Vasco. Preguntados por si este momento superaba el vivido hace tres años por Loreak, Garaño señaló que, desde el punto de vista de haber sido premiados, «esto no lo vivimos» con aquella cinta, pero que lo que vivieron con Loreak fue también muy bonito porque «recibimos mucho cariño y buenas palabras».

Todavía saboreando los premios, los dos directores confesaron que su productora Moriarti ya está trabajando en un nuevo proyecto. «Será una coproducción con Andalucia, que se rodará por primera vez en castellano y será ficción», anunció en primicia el director guipuzcoano. «Y de momento no vamos a decir el título pero va a tratar sobre la guerra y la posguerra española», añadió, para apostillar que ya tienen el guion muy desarrollado y que esperan poder empezar a rodarla en la primavera de 2018. «Y será un triple salto mortal. Seremos tres directores», aseguró entre las risas de los presentes.

Dos 'conchas' argentinas

Las risas tampoco faltaron con las dos ganadoras de la Concha de Plata a Mejor Dirección y mejor Actriz, Anahí Berneri y Sofía Gala Castiglione por el filme Anahí. «Podéis mostrar la Concha», dijo la presentadora, lo cual desató las carcajadas de los periodistas y las dos premiadas, por el juego de palabras y por tratarse de dos mujeres argentinas. «Se mira pero no se toca», dijo la actriz.

La directora de la película aseguró sentirse «sorprendida» por ser la segunda directora en ganar este premio en la historia del Zinemaldia. «Me sorprende para mal», indicó, «porque sé que somos muchas las que hemos pasado por este festival y las que nos merecemos este premio», dijo. Del galardón aseguró que es «un orgullo y una responsabilidad», mientras que la intérprete se mostró agradecida «con este país que nos recibe y que le interesa nuestro arte». También reconoció la labor del Zinemaldia como «plataforma para el cine latinoamericano».

Igual de emocionado se mostró el rumano Bogdan Dumitrache, ganador de la Concha de Plata a mejor actor por su papel en ‘Pororoca’ y quien recordó lo difícil que fue para él preparar su personaje por los «momentos difíciles que tenía que imaginar».

Fotos

Vídeos