«Las sociedades dejan mucho que desear»

Los intérpretes argentinos Daniel Araoz y Claudio Tolcachir custodian a la actriz madrileña Bárbara Lennie, ayer en el Kursaal. / USOZ

Lerman presenta 'Una especie de familia', un relato que aborda la adopción en Argentina mediante vientre de alquiler

IMANOL TROYANO

La película no pretende trasladar ningún mensaje. Trata un tema tan complejo, que no tiene respuestas fáciles ni reduccionistas», fueron las palabras casi como pidiendo perdón del director argentino Diego Lerman, que ayer presentó 'Una especie de familia', filme que compite en la Sección Oficial del Zinemaldia. Tiene razón Lerman al avisar de lo complicado del tema de su largometraje: las trabas que existen en Argentina para adoptar niños, con especial atención a la gestación subrogada, más conocido como vientre de alquiler. Lerman reconoció ayer en rueda de prensa que la intención de la obra es «dimensionar todo el complejo» en el que conviven la madre que busca adoptar, la madre biológica, y, entre medias, el niño. «La apuesta es interpelar al espectador» sobre la situación, remarcó el realizador argentino.

Lerman lamentó que en su país exista «un vacio legal, una ausencia de Estado, en todo lo que tiene que ver con el vientre de alquiler». «El sistema de adopción no es eficiente. Hay niños que esperan ser adoptados en orfanatos y madres que quieren entregar a sus hijos en adopción. En Argentina está prohibido abortar», se quejó. Confesó, además, que lo que le interesaba de la película era reflejar «cómo se construye la moral social a través de la mirada del personaje de Malena -Bárbara Lennie-, con todas las ambigüedades y ambivalencias que generaba».

Es la tercera vez que Lerman visita San Sebastián, pero la primera en la que opta llevarse la ansiada Concha de Oro, ya que en las dos anteriores ocasiones participó en Horizontes Latinos, con 'Refugiado' (2014) y 'La mirada invisible' (2010). Como ocurrió en 'Refugiado', el director y productor argentino pone el acento en la relación vital de un hijo y una madre. «El poder está en manos de hombres y la película narra esa periferia del poder», apuntó también, para añadir después que «las sociedades en las que vivimos dejan mucho que desear». El filme sirve también para señalar la «diferencia de clases sociales» en las que existen mujeres que tienen medios para ser madres y las que no. «Se hermanan en la diferencia», proclamó Lerman.

Lennie acompañó ayer al director argentino en la presentación de la película en el Kursaal, junto sus compañeros de reparto, Claudio Tolcachir y Daniel Araoz, la guionista María Meira, el director de fotografía Wojciech Staron y el productor Nicolas Avruj. «Me he enfrentado a uno de los prsonajes más complicados que hecho hasta ahora», admitió la ganadora de la Concha de Oro a la mejor actriz en 2014 por su papel en 'Magicarl Girl'. «Malena hace un viaje muy complejo y como actriz me demandaba muchas cosas. Como mujer me hizo cuestionar algunas cuestiones sobre mi propio deseo de maternidad, pero esas reflexiones me las quedo para mí», explicó. A pesar de que sus padres sean argentinos y de haber vivido en Buenos Aires, es la primera vez que la actriz madrileña trabaja en Argentina.

«Una huida hacia adelante»

Lennie desveló que se reunió con muchas mujeres que habían vivido lo mismo que Malena para preparar su personaje. La madrileña interpreta a una mujer que vive un momento de despesperación y realiza una verdadera odisea para alcanzar la maternidad. «Una huida hacia adelante», en palabras de Lennie. «Hay una gran torpeza vital en Malena, pero es por culpa de su deseo de amar. La película acaba en un punto que puede ser el principio de una vida mejor para el personaje», destacó.

El actor argentino Daniel Araoz, que en la ficción da vida al doctor Costas, indicó, por su parte, que no existe una «moralidad estructural» en el filme. «Intenta mostrar poéticamente lo que sucede en la realidad», declaró Araoz, y más tarde consideró que «el arte del cine puede funcionar para transformar esa realidad».

Por último, la guionista María Meira, que ya trabajó junto a Lerman en 'Refugiado' advirtió que «lo importante es entender que es una historia particular». «La película se cierra sin tener una solución», concluyó.

Más

Fotos

Vídeos