«Seguiré hasta 2020 y luego, estaré dos o tres años más de transición»

A.M.

José Luis Rebordinos, que lleva en la dirección del Zinemaldia desde la edición de 2011, prepara ya una sucesión ordenada en tres tiempos: hasta 2020 en el puesto, un año junto a la persona que le vaya a relevar y quizás uno o dos más como subdirector. «Tengo 56 años, como mucho me planteo llegar hasta los 63 vinculado al Festival». Antes, quiere concluir algunos cambios de orden interno.

- Es su séptimo año al frente del Festival. ¿Cómo se ve de ánimos y de fuerzas de cara al futuro?

- Yo ya voy teniendo unos años en el certamen y me quedan menos de los que he tenido. Poco a poco, tendré que ir pensando en el relevo. Y quiero decir que de este Festival lo que me maravilla es la capacidad del equipo. Cómo trabajan hasta la extenuación, se dejan la vida, y luego, su nivel profesional. No paro de recibir felicitaciones por su labor. Tenemos un equipo técnico al nivel de cualquier festival de los grandes del mundo.

- En cuanto a usted...

- Éste ha sido el primero de los cuatro años que he comprometido con el consejo de administración. Son cuatro años para hacer la reforma interna más importante, poco a poco. Y me he comprometido a poner en marcha un proyecto para que San Sebastián sea un foro de discusión sobre los medios de comunicación y el cine.

-O sea, que le quedan tres años como director...

- Sí. Y me comprometí que al concluir estos cuatro años, en 2020, anunciaría cómo será la transición. Tengo 56 años y como mucho, mucho, llegaría hasta los 63. Estos cuatro y tres más para hacer la transición en el puesto: un año con director con la persona que proponga -si el consejo me la admite- y uno o dos como subdirector. Y luego se acabó. Que se sepa con tiempo.

- ¿Con qué momento de esta edición se queda?

- Volver a recibir a Glenn Close. Ha sido un momento muy bonito, es una delicia de mujer. También la proyección de 'La peste' y, obviamente, 'Handia', que es algo muy especial para nosotros. Que un año más tengamos una película vasca en euskera en competición y galardonada es muy bonito. El peor momento ha sido no llegar al pase de 'Fe de etarras' en el Velódromo. Fue imposible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos