una proyección única

El público del Velódromo donostiarra se rinde ante 'Fe de etarras' en su primera y única proyección en cine

una proyección única
IMANOL TROYANO

«Sois el primer y único público que va a ver la película en un cine», avistaba el director Borja Cobeaga a los asistentes al Velódromo minutos antes del estreno mundial de ‘Fe de etarras’. Así ha sido. Este viernes en el recinto amaratarra se ha dado una curiosa circunstancia, ya que ha sido la primera y la última vez que la película se proyecte en una gran pantalla. A partir del 12 de octubre, el público general solo podrá verla en Netflix. Son los nuevos tiempos que corren en la industria del cine y que permiten paradojas como la vivida este viernes.

La grada habilitada para los espectadores del Velódromo presentaba una magnífica imagen. Apenas han quedado asientos libres y es que el largometraje había generado una gran expectación en las últimas semanas. El consejero de cultura, Bingen Zupiria, y el viceconsejero, Josean Muñoz, así como distintos ediles donostiarras no han querido perderse la cita. Tampoco el presidente de la Federación Española, Juan Luis Larrea, acompañado de sus hijos. «Vais a ver una película sobre la que ha opinado todo el mundo sin verla. Espero que vosotros os ríais con ella», indicó un Cobeaga, que como el resto del reparto, fue presentado como una auténtica estrella del rock.

El actor Javier Cámara recibió el micrófono de manos del director y se envalentó para cantar una pequeña estrofa de ‘Aldapeko’ ante la incredulidad de los presentes. Pero ahí no quedó la cosa. El riojano continuó recitando un sinfin de palabras en euskera sin ningún tipo de sentido entre ellas: ‘Zorionak’, ‘bat, bi, hiru, lau...’, ‘oso ondo’... que aumentaron las carcajadas de los espectadores. Fue una especie de calentamiento para lo que vendría a continuación.

Una vez apagadas las luces, las risas por fin fueron provocadas por la película. En pocas escenas reinó el silencio absoluto.

Además...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos