'Princesita' denuncia en el Zinemaldia la hipermasculinización del mundo

Marialy Rivas durante la presentación de la película en el Zinemaldia. / Twitter

La película es una metáfora de la historia femenina y dle uso histórico de las mujeres como vehículo de los deseos masculinos

EFE

«El mundo ha estado tradicionalmente dominado por los hombres y la lucha recién ha comenzado», es el mensaje que quiere denunciar la película 'Princesita', de la realizadora chilena Marialy Rivas, una de las propuestas de la sección de Nuevos Directores de la 65 edición del Festival de Cine de San Sebastián.

Una película que es una metáfora de la historia femenina, del uso histórico de la mujer como vehículo de los deseos masculinos, y una historia sobre la identidad femenina, «sobre cómo construirnos, sobre todo lo femenino», precisa Rivas.

La realizadora presenta una dura narración, inspirada en hechos reales, sobre una niña de 11 años que vive en una secta, cuyo líder la está preparando para engendrar con ella a un varón que le sustituya al frente de este grupo dominado por hombres. «Pese a todo, hay un cierto optimismo porque la joven lucha contra viento y marea por su liberación, aunque es obvio el daño sufrido», reconoce Rivas.

Es el segundo largometraje de esta realizadora que cree que en el mundo audiovisual se está produciendo un cambio, como demuestra el hecho de que en los recientes premios Emmy se premiara a 'The Handmaid's Tale' y 'Big Little Lies', que son historias contadas desde el punto de vista femenino. Un cambio «en lo que se refiere a la construcción del mundo desde lo masculino, al hecho de que las mujeres siempre hemos estado supeditadas a los deseos y a los sueños masculinos», explica Rivas.

Pese a todo, reconoce que queda mucho camino por recorrer y recuerda que, por ejemplo en Chile, «apenas hace dos semanas que se ha despenalizado el aborto, pero solo en los casos de inviabilidad fetal, riesgo de muerte de la mujer y violación».

Reflejo de la sociedad

Marialy Rivas quiere contribuir a los cambios sociales de su país a través de su trabajo. En su anterior trabajo, 'Joven y alocada", Rivas cuenta la historia de una joven bisexual en clave de comedia. El filme recibió muchos mensajes de apoyo de jóvenes que han sufrido problemas similares por su condición social. Rivas también admite que se considera satisfecha si su cine contribuye a normalizar la realidad social en Chile, donde desde hace décadas ha primado la lucha política sobre cualquier otra esfera, como la sexual.

La realizadora asegura que lo esencial es «lo que amas, lo que deseas», y eso es también lo que quiere reflejar en 'Princesita', donde a la protagonista no le dejan margen de elección.

Ayuda generosa

Sara Caballero interpreta a esa niña de una forma dolorosamente realista, aunque la directora reconoce que la actriz no conocía en profundidad por lo que pasaba su personaje. «Para ella era como estar jugando, pero sí entendió que había niñas en el mundo que sufrían cosas terribles y que ella con su generosidad iba a ayudarlas», explica, antes de hacer hincapié en que no rodó ninguna escena explícita porque no le interesaba mostrar el lado sórdido. «Creo que la mente es más poderosa que cualquier imagen que se puedan construir en la ficción», agregó.

Más Festival de Cine de San Sebastián

Fotos

Vídeos