'Morir' o el desamor terminal

'Morir' o el desamor terminal
Arizmendi

El cineasta Fernando Franco ha presentado la cinta protagonizada por Marian Álvarez y Andrés Gertrudix

EFE

El cineasta Fernando Franco, que ha presentado en el 65 Festival Internacional de Cine de San Sebastián la película 'Morir', protagonizada por Marian Álvarez y Andrés Gertrudix, trabaja en este duro relato sobre el deterioro de una relación de pareja al padecer uno de sus miembros una enfermedad terminal desde la "contención, la coherencia y el respeto".

En la rueda de prensa, además del director -que se hizo con el Premio especial del Jurado del Zinemaldia 2013 por 'La herida' y la Concha de Plata a la mejor actriz para Álvarez-, y los protagonistas del filme, han participado los productores Koldo Zuazua y Guadalupe Balaguer.

Franco ha explicado que la idea de rodar este filme surgió después de que leyera la novela 'Morir' de Artur Schinitzler, como "una adaptación" al cine de ésta. "Me pareció un buen material para trabajar en una adaptación", ha explicado, para añadir que a partir de entonces, hace dos años, empezó un proceso de escritura, primero solo, y luego con Coral Cruz como coguionista, en el que se fueron "separando" de la citada obra literaria.

Preguntado sobre el maltrato en la relación amorosa entre la pareja protagonista, el cineasta ha señalado que su objetivo era que "no fuera estándar, sin fisuras, sin grises, blanca o negra", porque "el amor puede ser muchas cosas y el egoísmo y el maltrato pueden estar ahí". Además, ha apuntado que esa era una de las cosas que le interesó de la novela homónima, ese "terreno resbaladizo", ya que suponía "un reto interesante y estimulante", por la dificultad de trabajar también la "empatía" con el espectador.

Respecto al tratamiento del tiempo en 'Morir' para mostrar la transformación de la relación de pareja entre los protagonistas y de éstos, ha señalado que recurrir a "elipsis" le pareció la forma "de generar huecos" para ir contándolo. A ello ha indicado que en esa narrativa se suma "las miradas" de Álvarez, los cambios físicos de Gertrudix, así como cambios en la luz o "pequeños detalles" de atrezzo, para "sin ser enunciativos, que haya esa noción de que hay un proceso en marcha".

Cuestionado sobre si trabajó con personas que hayan vivido situaciones similares a las que se abordan en la película, Franco ha señalado que no rodaron "a lo loco" en ese sentido, sino que hubo documentación e investigación previa durante un par de años, "con médicos, gente que ha pasado por situaciones similares", para intentar ser "riguroso trabajando desde la contención, el respeto y coherencia y sin caer en el melodrama". En este contexto, ha explicado que algunas personas que han padecido situaciones parecidas y que han visto la película, en principio con cierto recelo, han confesado que ha sido "incluso liberador".

«Poco miedo»

Por su parte Álvarez, que ha hecho un esfuerzo para contestar a la prensa porque estaba afónica, ha señalado que tuvo "poco miedo" a la hora de afrontar este papel, sobre todo después de una experiencia "tan intensa" como la de 'La herida'. Además, ha confesado que solo puede dar "gracias porque te lleguen personajes así" de mujeres "tan poderosas y con tanta profundidad".

Sobre cómo afrontó la interpretación de este papel ha indicado que ha sido "un proceso muy largo" en el que ensayaron "mucho", porque había que "construir una pareja que no somos nosotros" -los dos intérpretes protagonistas son pareja en la vida real-. "Cuando nos dimos cuenta de que lo nuestro no valía hicimos un ejercicio de destruir", ha relatado.

Además, ha señalado que, tras este trabajo previo, cuando llegó el rodaje "estaba todo tan ensayado que no es duro, trasladas lo aprendido". Álvarez ha confesado que con esta película "aprendes tantas cosas de manera personal como de pareja" que "es un viaje enriquecedor, también para el espectador en muchos sentidos".

Por otro lado, ha destacado la "libertad absoluta" con la que han podido trabajar, porque Franco "tiene una guía de guión, pero lo concibe como algo vivo", de manera que el equipo puede "proponer", pero "una vez que rodamos es para llegar y clavarlo".

Asimismo, ha señalado que en el rodaje también "tienes libertad" como intérprete, porque los planos secuencia "te dejan capacidad para volar". Gertrudix ha añadido que "es una suerte" y "conlleva una responsabilidad muy grande" realizar papeles como éste y ha destacado que "cuando las cosas están claras, por duras que sean, tienes una línea que seguir y teníamos a Fernando apoyando".

Plataformas

Por otro lado, preguntados por la presencia en festivales de películas producidas por plataformas de contenidos audiovisuales de pago como Netflix, Franco ha señalado que no ha pensado mucho sobre este tema y ha confesado que algunas de las cosas que más le apetecerían ver de esta edición del Festival de San Sebastián son series como 'La peste' o películas como 'Fe de etarras' de Borja Cobeaga, producidas por estas plataformas.

El director ha señalado que aunque hay "mucha polémica" sobre este tema a él lo que le "preocupa" es poder trabajar "con un margen de libertad" desde el punto de vista creativo, y ha opinado que en los casos anteriormente citados se ha trabajado "desde la libertad total".

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos