Y LA LLAMÓ QUIMERA

BEGOÑA DEL TESO

Estallaron los primeros aplausos en el K2. Estallaron a las 16.30 cuando los directores de 'Handia' hicieron entrega al elenco técnico y artístico (incluidos sus productores: uno de los hermanos Larrain y Fernanda del Nido) del premio Sebastiane Latino. Estallaron después, cuando su intérprete, esa Daniela poderosísima hizo un discurso sobre la vida y el amor. Estallaron durante mil segundos cuando acabó la proyección. Tantos segundos fueron que Lelio y Vega tuvieron que volver al escenario entre vítores.

'Una mujer fantástica' rezuma dignidad, rabia, cine, amor, moral de la buena, de la moderna. De la real, de esa que otros consideran, precisamente, perversión. Está tan bien narrada, tan bien filmada, tan bien enfocada hacia lo que quiere contar y cómo quiere hacerlo que resulta que la única escena de agresión física es la más débil, la más innecesaria para el relato y para el espectador. Porque en este filme tan bien recortado y rematado, tan premiado en Berlínla violencia ejercida contra su protagonista, un ser humano tan bien plantado en la vida, en su vida que debería llevar tatuado en el alma el mítico 'Sobreviviré', se ejerce en cada frase que sueltan los otros, los que se tienen por 'normales'. Es más terrible, hasta hacerte apartar los ojos de la pantalla, la escena del reconocimiento médico. Más innobles las palabras de la inspectora a cargo del departamento contra la violencia sexual.

'Una mujer fantástica' juega muy bien sus cartas. Nunca las descubre aunque todos sabemos la mano que llevan el director, su co guionista, sus productores y ella, Daniela-Marina. El misterio está ahí. Todos lo conocemos perio nadie lo revela. Y quizás por eso la exesposa del amante de Daniela-Marina se equivoca cuando en una escena también atroz por la ignomia desatada cree insultarla llamándola 'quimera'. En absoluto. Al fin y al cabo, la Quimera siempre fue un ser fabuloso, fantástico, producto de la ilusión de los humanos, criatura peligrosa y sin igual. 'Quimera' significa lo deseado, eso con lo que se sueña. Ayer, todos aplaudimos a la quimera, esa mujer real, Daniela-Marina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos