Glenn Close: «Si me dan un Oscar, espero no recogerlo en silla de ruedas»

Glenn Close presenta 'The wife', película que clausuará la 65 edición del Festival de Cine de San Sebastián. /USOZ
Glenn Close presenta 'The wife', película que clausuará la 65 edición del Festival de Cine de San Sebastián. / USOZ

La actriz presenta 'La buena esposa', la película que clausura hoy el Festival de Cine de San Sebastián

DV Y AGENCIAS

Glenn Close, que se encuentra en el Festival de Cine de San Sebastián para presentar 'La buena esposa', ha recibido todo tipo de premios, pero se le resiste el Oscar, al que ha sido nominada en seis ocasiones, un asunto que lleva con humor y sobre el que dice que, de recibirlo alguna vez, espera que no tenga que recogerlo "en silla de ruedas".

Close presenta la película que clausura hoy el certamen donostiarra, de la que habla en una entrevista junto a su hija, Annie Starke, quien también participa en esta producción dirigida por el sueco Björn Runge.

"No le han dado el Oscar, todavía. Mucha gente dentro y fuera de la industria están seguros de que llegara el momento", apostilla Starke, que es Joan en el filme, el mismo personaje que su madre interpreta en la madurez.

Se trata de una mujer de talento que sacrificó todo por la carrera de su esposo y antiguo profesor, Joseph Castleman, un escritor al que otorgan el Premio Nobel de Literatura y al que da vida Jonathan Pryce.

Los secretos y conflictos que arrastró esa renuncia, guardados hasta ese momento a buen recaudo, afloran en Estocolmo, cuando el matrimonio viaja a recoger el Nobel junto a su hijo mayor, interpretado por Max Irons.

El hijo de Jeremy Irons desarrolla un papel de mayor relevancia que el que tiene en la novela homónima de la neoyorquina Meg Wolitzer, en el que esta basado este proyecto, al que se ha sumado también Christian Slater, en la piel de un insistente periodista que quiere escribir una autobiografía de Castleman y que los sigue a la capital sueca.

"Entiendo muy bien al personaje, podría ser mi madre. Entiendo la dinámica de esa mujer que esconde su talento natural. Es un reto poder mostrar la complejidad de esa relación, mostrar qué es eso que ella hace que no le abandone", ha asegurado.

Madre e hija trabajaron juntas para crear a sus personajes de "arriba a abajo". Close apoyó a su hija para ser actriz, una decisión que Starke adoptó un año después de graduarse en Historia del Arte.

"Cuando era pequeña ya veía que podía ir por ahí", ha dicho Glenn Close, que añade que "es muy difícil y complicado ser hija de una actriz famosa".

La intérprete afirma que se halla en su "mejor momento" -solo en 2017 se ha embarcado en varios proyectos-, pero que sigue esperando a que se ofrezcan más papeles para actrices de su generación.

"Creo que películas como 'La buena esposa' pueden ayudar a abrir los ojos, que personajes como el de Joan, de esa edad, son interesantes", ha destacado la actriz estadounidense, de 70 años, que en 2011 fue reconocida con el Premio Donostia del Festival de San Sebastián.

Ella, que ha sido la marquesa de Merteuil en 'Las amistades peligrosas' o la obsesiva Alex Forrest de 'Atracción fatal', comenta que ha participado en "un piloto" para un proyecto de Amazon, del que no da más detalles porque desconoce si saldrá adelante, pero que afirma que "no se parece en nada" a lo que ha hecho hasta ahora.

El director de 'La buena esposa', una coproducción entre Suecia y el Reino Unido, dice que cuando Close llega al rodaje está ya preparada para "transmitir a la cámara lo mejor de toda su experiencia".

"De Jonathan, destacaría su habilidad para sacar lo mejor de Glenn Close", ha señalado el realizador, que asegura que ambos actores van siempre "más allá" de lo que han acordado previamente para el rodaje.

"Es como un partido de tenis sofisticado. La pelota va de un lado a otro, y siempre es para mejorar algo", ha subrayado.

Además

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos