Fuchs y Castagnet, historia del hombre que dijo 'Non'

En esta escena de 'Non' los líderes sindicalistas de Capdenac se cuestionan ya la actitud de Bruno.

Capdenac Un nudo ferroviario en Francia. La empresa Radial se deslocaliza. Un hombre de teatro hace una película, 'Non'

BEGOÑA DEL TESO

Ximun Fuchs. Origen, la Baja Navarra. Su compañía de teatro, Petit Théâtre de Pain tiene su sede en Luhuso, el pueblo más pequeño de Lapurdi. Recibió el premio Donostia de teatro en 2008 entre otras cosas por una increíble rendición de 'Juglarea, puta eta eroa', la obra de Dario Fo donde interpretaba a todos los personajes. En idiomas diferentes. Director. Actor. Músico. Se mezcla con gentes de extraño pelaje escénico: Ander Lippus o Dejavu. Un día decidió que era el momento de hacer una película.

Era ahora o acaso sería nunca. Y Ximun Fuchs hafilmado 'Non'. En compañía de un primo carnal, Eñaut Castagnet enamorado de la imagen, su sonido y montaje. Con la complicidad con pequeñas estructuras de producción e incubadoras artísticas más o menos callejeras. Y de gente con mucho escarmiento en el mundo cinematográfico. El director de fotografía, Pierre Stetin ha trabajado en 'Transporter'. Es decir, con Jason Statham y para Luc Besson. En la sala de montaje, Jeanne Oberson.

Estaban también todos los demás. El pueblo entero de Capdenac-Gare en la región occitana. Un pueblo obrero, 'cheminot, construido, como tantos otrros, para albergar a todos los que trabajarían en ese nudo ferroviario. Surgió Capdenac-Gare porque los habitantes de las ciudades cercanas no querían compartir sus espacios con obreros, emigrantes italianos y... exiliados españoles.

Los 500 vecinos del lugar se implicaron a lo bestia en esta película para la que no había ni un euro de presupuesto. Los que se consiguieron lo fueron llamado de puerta en puerta. Las puertas de los programadores culturales, de las asociaciones.

Todo ello para contar qué sucede cuando tras haber perdido sus puestos de trabajo en la empresa Radial después de una larga lucha, Bruno que regresa a casa con su esposa e hijos tras una fiesta de despedida del futuro que ya no habrá, responde con un 'no' al requerimiento de una agente de policía.

Si están pensando en Ken Loach, mejor lo olvidan. 'Non', la segunda película presentada en la sección Zinemira no tiene nada de 'Yo, Daniel Blake' ni de 'La cuadrilla' o 'Mi nombre es Joe'. En absoluto. Lo que, muy enrabietados, muy fieros pero también muy juguetones proponen Ximun, Eñaut (que estudio en la Escuela de Cine y Video de Andoain), los actores compinchados y el pueblo de Capdenac es una fabulosa farsa que mira a sus interlocutores de frente, utiliza el absurdo maravilloso como arma percutante y arrojadiza, recuerda a ese cine belga que parece beber el mismo agua que bebiera Magritte para pintar lo que pintó, se diviertte usando formatos visuales muy distintos, juega con lanoche y en la noche, allí donde todos los gatos son más o menos pardos y de nosotros acostumbra a surgir un 'yo' que no teníamos ni idea de que anduviera por ahí dentro.

Con escenas tan divinas como la del mendigo que lee cachos de periódico dentro de un contenedor donde vive en compañía de un gallo muerto y con un uso de la violencia que maravillaría al mismo Tarantino, a Tex Avery y al Chaplin que recibía todas las bofetadas y probablemte pondría los pelos de punta al Haneke de hoy, el de 'Amor' y 'Happy End', este filme hablado en francés cuya banda sonora(compuesta por Fuchs e interpretada por Aitz Amilibia, Pascal Tenza y Jean Dona) tiene sus letras en español desencadenauna rabia estrepitosa que viene de muy dentro y de muy antiguo. Es un filme leal con los suyos. Que somos muchos. Y seremos más.

Fotos

Vídeos