Filmes que se reescribieron 70 veces antes de venir aquí

Dos glorias de las pantallas de Chile y Argentina, Paulina García y Claudio Rissi, en 'La novia del desierto'.
Horizontes Latinos

Seis años pasaron antes de que 'La novia del desierto' fuera la película que se proyectó en Cannes y hoy está en Donostia

BEGOÑA DEL TESO

Alas once de la mañana de todos los días de festival se reúnen en el Club de Prensa del Kursaal las gentes que hacen el cine presente en la sección Horizontes Latinos. Un café, un zumo, agua, pastas, cámara, acción: se platica. Largo, durante casi una hora. Da tiempo para mucho.

Por ejemplo para descubrir que Paulina García, la actriz chilena a la que todo el mundo veneró por 'Gloria' de Sebastián Leilo y a la que Berlín entregó su Oso de Plata en 2013 es también dramaturga y directora de teatro. Por ejemplo para descubrir que a Claudio Rissi, que interpreta al amoroso vendedor ambulante en esa película mínima pero intensa yde bello formato apaisado que es 'La novia del desierto', lo consideran en su Argentina esa clase de actor al que medio mundo se complace en odiar porque interpreta personajes densos y malhadados.

Sirven los 60 minutos de café y charla para recordar que Cecilia Atán y Valeria Pivato, directoras de este filme que anduvo bonitamente por la pantalla de la sala Claude Debussyy de Cannes, sede oficial de la sección 'Un Certain Regard' tienen gran experiencia en la ayundatía de dirección de cineastas como Campanella. Y que el documental de Cecilia, 'Madres de la Plaza de Mayo, la historia' fue seleccionado finalista para los premios Emmy.

Sirve también para constatar lo mucho que cuesta sacar adelante una película. Y no solo financieramente (La Secretaría de Turismo de la provincia argentina de San Juan pone algo de plata y las directoras lo agradecen filmand paisajes de horizontes muy extensos y atardeceres de impactante belleza) sino también para encontrar el tono, el estilo, la forma, el matiz.

En el caso de 'La novia del desierto', delicada, casi frágil película caminera donde dos seres humanos (una 'nana', una empleada de hogar y un correcaminos que va y viene, viene y va) se cruzan, se conocen y poquito a poquito se transforman el uno al otro, fueron seis años. 72 meses. Antes, durante y después de que el proyecto ganase el premio Cine en Construcción en Toulouse.

Seis años durante los cuales tanto Paulina, a la que las directoras habían contactado a través de Lucía Puenzo, esa furia cinematográfica autora de 'XXY', como Claudio mantuvieron su compromiso de interpretar, así pasaran más días y semanas en la espera, a Teresa, que perderásu bolso justo en el lugar donde se rinde culto a una mujer abandonada, la llamada 'Difunta Correa', y a ese 'Gringo' que tal vez resulte que en la película queda menos matizado, como si todos los esfuerzos de Cecilia y Valeria se hubieran concentrado en esa mujer a la que acompañamos mientras camina por desiertos exteriores e interiores y encuentra lo que no andaba buscando.

Seis años para una película que dura unos 78 minutos. Pero medidos segundo a segundo. No lo sabemos todo de golpe. No, no hay prisa. Tras haber luchado durante 72 minutos por tu película no debes precipitarte ahora. Sostén el ritmo, refrena laas ganas del espectador. Y cuando llegue el final.. .Ay el final! No lo cierres del todo pues Teresa y Claudio no son seres para quedarse encerrados. Ni siquiera dentro de una película que caminó por Cannes ytodavía se proyecta hoy aquí.

La hora de plática en el Club de Prensa da para mucho. Por ejemplo para que ahondando en el tema de cuántos millones de segundos y pensamientos se tarda en hacer una película, Germán Palacios, actor de 'Temporada de caza' que también se proyecta hoy por última vez en Donostia, revelase que cinco años empleó su directora Natalia Garagiola, que estudió en la Fundación Universidad de Cine dirigida por el mítico Manuel Antin, en aquilatar ese filme cargado de silencios donde un ciervo herido puede ser símbolo de una madre muerta. Pero no fueron solo 60 meses. Es que Natalia llegó a escribir 70 versiones distintas de esta película quepta, también, alPremio Eroski de la Juverentud.

Fotos

Vídeos