«No nos convertiremos en un festival de televisión, reflejamos lo que hay»

R. A. SAN SEBASTIÁN.

Rebordinos quiere que en el Festival se reflejen los debates que están en el aire, desde la irrupción de las plataformas televisivas en los festivales de cine, hasta las capacidades de la ciudad.

- ¿Poner solo dos capítulos de una serie como 'La peste' no acaba siendo simplemente un escaparate publicitario para la televisión que la produce?

- Sí, claro, como con las tres películas de Oficial que tienen producción de Televisión Española, o 'El secreto de Marrowbone' que tiene producción de Tele 5.

- Pero esas son películas que se ponen completas y pasan a continuación a todo el circuito audiovisual, empezando por las salas de cine, mientras esa serie o las películas de plataformas promocionan un producto exclusivo para su marca.

- Yo creo que todo está cambiando mucho, y este debate acaba de empezar. Las fronteras se están difuminando mucho, pero no nos vamos a convertir en un festival de televisión. Simplemente, aparecen producciones que nos gustan y nos parece que tiene sentido darles un espacio. Y este año además, sirven para generar un debate que está ahí. Veréis 'Vergüenza', que está en Zabaltegi-Tabakalera, y me parece una joya, en el fondo es una 'sit-com', pero de una inteligencia y un humor poderosísimos. Y al mismo tiempo muy triste. Y 'La peste' me parece un ejemplo de televisión que ojalá se siga haciendo. Mirad las producciones que está haciendo Movistar+, con grandes directores y con equipos de cine, lo que está ayudando a que haya trabajo para la gente del cine. Pero tampoco tengo respuestas, hacemos una programación que responde a este momento. Y tengo claro que a un festival no le corresponde hacer la valoración administrativa de nada, decir lo que se estrena y lo que no. Pero es importante que nosotros reflejemos lo que está pasando, aun sin tener claro hacia donde va el audiovisual.

- Alguna vez ha comentado que el Festival ha crecido mucho y casi no 'entraba' en la ciudad. Se están moviendo cosas, como la apertura de nuevos hoteles.

- Yo creo que el Festival está al límite de casi todo. Esta es una ciudad de 180.000 habitantes y eso no es bueno ni malo, es lo que hay. Y eso nos condiciona para no volvernos locos y saber que este es el Festival que podemos tener. Un año puede haber más o menos figuras importantes, pero este es el tamaño que debemos tener. Hemos trabajado todo el tema de industria y ahora la gente viene, y eso nos da una tranquilidad. Nos asentamos sobre los 1.500 acreditados de industria, y a partir de ahí construimos todo, eso es así. Hubo un momento en que no teníamos eso, de pronto los españoles no querían venir y los europeos no encontraban su sitio. Eso ha cambiado. Y en los próximos cuatro años yo creo que el Festival va a ser muy parecido en cuanto a tamaño. Pero el año que viene vamos a replantearnos cosas. Igual nos cargamos alguna sección, ¿por qué no? No hay que tener miedo a replantearse las cosas.

Fotos

Vídeos