«Si una mujer decide que quiere prostituirse, debe tener protección»

Anahí Berneri, que el año pasado fue miembro del jurado de la Sección Oficial, compite con el filme 'Alanis'

I. TROYANO

La filmografía de la directora argentina Anahí Berneri está estrechamente relacionada con las cuestiones de género. A través de una mirada realista e intimista, Berneri compone un relato sin filtros, que profundiza en las miserias de personajes que anhelan vivir en paz. Con esta misma premisa, la cineasta sudamericana presenta en San Sebastián el largometraje 'Alanis', que compite en la Sección Oficial, de la que la misma Berneri fue miembro del jurado en la pasada edición. Es la tercera vez que la directora concursa en el Zinemaldia -'Encarnación' (2007) y 'Aire libre' (2014)- y en esta ocasión su historia pone el foco en la vida de una prostituta de un barrio marginal de Buenos Aires, que intenta sacar adelante a su hijo de apenas un año de edad.

Y eso que «cuando me llegó al proyecto dije que no lo haría», reconoció ayer en rueda de prensa Berneri. «El de la prostitución es un tema que hasta en el feminismo es problemático de hablar. Hay mucha gente que aprueba la película y otra que no». La realizadora argentina afirmó tajantemente que «ninguna mujer debería prostituirse por necesidad. Si hay mujeres que deciden trabajar tienen que tener protección». Especificó, además, que su película no pretende ser «una bandera de la prostitución». Sin embargo, esto no ha impedido que en su estreno en Buenos Aires haya sido tomada para su causa por distintas asociaciones de prostitutas. «Ha sido el mejor premio», dijo orgullosa Berneri.

La productora del filme, Laura Huberman, que desveló que la película ha sido rodada en tiempo récord, tres semanas, denunció que en Argentina se vive «una situación de urgencia con respecto a las condiciones de vida de las prostitutas. El Estado no se está haciendo cargo y ellas están desamparadas».

Un hijo postizo familiar

Sofía Gala Castiglione es la actriz que da vida en la ficción a Alanis y que se desloma para cuidar de su hijo. Precisamente la criatura que aparece en pantalla es el propio retoño de la intérprete cuando contaba con año y medio de edad. «Fue algo mágico trabajar con él», admitió emocionada Gala Castiglione. El reparto está compuesto mayoritariamente por mujeres, es «muy amazónico», declaró la actriz, que también compartió horas de rodaje con gente que nunca se había puesto delante de una cámara. «Ha sido una experiencia maravillosa, todos estuvimos comprometidos desde el primer minuto y fue fácil trabajar».

La localización estrella de la cinta se encuentra en la Plaza Miserere de la capital argentina. «Es una jungla donde se concentra la puta, la policía, la pobreza... Es muy 'heavy'», indicó la actriz que encarna a Alanis. Huberman apuntó que «esa plaza esta tomada por inmigrantes dominicanas y muchas de ellas participaron en la película».

Con su obra, Berneri también quiere reivindicar el cuerpo de la mujer, sin filtros. «No es fácil mostrar un cuerpo de madre, no estetizado. Incluso en algunas salas de cine de Buenos Aires no nos han dejado mostrar la película», se lamentó. «En Argentina te llevan presa si estás en la playa sin la parte de arriba del bikini. Todavía tenemos mucho trabajo por hacer. Mostrar un cuerpo imperfecto es lo más maravilloso que hay».

La directora de 'Alanis' no pretende aportar ninguna solución sobre el conflicto que genera la prostitución. «No sé cuál es ni como podría ayudar», apostilló. Lo que sí busca es «generar una reflexión al respecto y poner el tema en agenda para que se hable. Ese es el rol del arte. La película ha cambiado nuestra mirada y espero que la de los espectadores también. En la tele se retrata mucho la prostitución, pero desde un punto de vista estereotípico».

«Yo no soy feminista militante, milito con mi trabajo. No sé qué es hoy el feminismo pero sí sé qué es hablar de género y todas mis películas hablan de eso. Sé que debo hacer visibles los problemas de las mujeres, pero también en relación con los hombres, porque de lo que estamos hablando es del poder», afirma Bernerí.

'Alanis' es la historia de una joven prostituta, madre de un bebé al que aún da el pecho, que trabaja en un piso junto a una compañera; ambas, se buscan la vida como pueden y reciben a los clientes en su casa.

Bernerí explica que en Argentina está totalmemte prohibido ejercer la prostitución en ninguna parte, menos en domicilios o bares. La directora denuncia que «hay una persecución institucional para esconderla, hacerles desaparecer, que es lo mismo que hacer desaparecer la pobreza». Bernerí añade que «el delito del que acusan a estas personas es trata», dando por hecho que la mujer no puede tomar libremente la decisión de ejercer la prostitución.

La película comienza con la irrupción en la casa de unos policías que se hacen pasar por clientes y detienen a la amiga, «porque es mayor, es ella a la que acusan de trata», en una escena que Bernerí denuncia no solo machismo, dice, sino también «racismo por edad».

Bernerí, que trabaja en asociación con Javier van de Couter, explica que en el guion buscaban moverse «fuera del cliché», hacer olvidar el estereotipo de las prostitutas y que no se les viera como víctimas.

Vuelta al Festival

La cara y el cuerpo que dan visibilidad a todas estas ideas es la de la actriz Sofía Gala, que emprende aquí su primer papel protagonista, acompañada de su hijo Dante, al que amamanta y calma en escena con la mayor naturalidad del mundo. «Queríamos una actriz que fuera madre, a las prostitutas les asustan con que les van a quitar al hijo, y no era fácil. Sofía es increíble, hemos trabajado su cuerpo como prostituta y como madre y ha salido una joya».

La cineasta, que se ha curtido en el Festival de San Sebastián «desde abajo», asegura que el Zinemaldia ha multiplicado considerablemente el impulso a la industria latinoamericana, «José Luis Rebordinos -considera- ha hecho magia en los últimos cuatro años con la consideración del mercado latino, es muy de agradecer».

Fotos

Vídeos