Diario Vasco

El día que Richard Gere hizo de Pablo Iglesias e Iglesias ejerció de Gere

El actor francés Lambert Wilson llegó ayer al María Cristina. Hoy presenta el filme de clausura, basado en la vida de Cousteau.
El actor francés Lambert Wilson llegó ayer al María Cristina. Hoy presenta el filme de clausura, basado en la vida de Cousteau. / AFP
  • El actor se sumerge en «la gente» y el líder de Podemos pisa la alfombra. McGregor y Connelly cenan en 'lo Viejo' y Nerea Garmendia y Cristina Medina reciben rosas

Richard Gere sigue desatando pasiones. No es una frase hecha: quizás por eso 'Pretty Woman' sigue mandando en el 'share' cada vez que la película se emite por televisión. Varios cientos de personas aguardaban ayer al actor ante el María Cristina, con los nervios a flor de piel. Cuando Gere apareció, tocado con una visera, se desató el griterío.

El hombre que recibió el Premio Donostia en 2007 y que volvió a San Sebastián en 2012 llegó ayer acompañado de su novia, la española Alejandra Silva, y en misión solidaria. Apenas dedicó tres minutos a firmar autógrafos, pero con la misma simpatía y cercanía que ya había demostrado en las anteriores visitas. Le esperaba su cita con el local donostiarra de la Fundación Rais de apoyo a los más desfavorecidos. Hoy dará rueda de prensa y asistirá por la tarde en el Kursaal a su película 'Time Out Of Minds', dedicada a los 'sin techo' .

A esa proyección asistirán precisamente los 'sin techo' donostiarras: al terminar su visita al local de la Fundación Rais, Gere regaló ayer entradas a los acogidos. El alcalde Eneko Goia, que acompañó al actor en su visita, se confesaba al final impresionado. «Su actitud no es una pose: tanto el actor como su pareja se han interesado por todos los casos de las personas con problemas, les han dado consejos y luego han estado un largo rato con el equipo donostiarra de Rais», remarcaba Goia.

Cine-fórum con Iglesias

Así son las cosas: Gere se sumergió ayer entre «la gente con problemas» y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, pisó la alfombra roja, como si hubiesen pactado un cambio de papeles.

El paseo de Iglesias por el 'glamour' fue en todo caso discreto. Vino al Kursaal a mediodía para presentar el documental sobre su formación política realizado por León de Aranoa. Es una película que ya fue estrenada comercialmente pero que se ha recogido en el ciclo Made In Spain, que selecciona lo más destacado del año del cine español. Iglesias atendió primero a los periodistas que querían saber sobre la formación de Gobierno, sobre la polémica con Errejón y sobre las elecciones vascas de mañana, y después asistió dentro del auditorio al coloquio posterior a la proyección. Le acompañaba el productor Jaume Roures y también andaba por ahí Juan Carlos Monedero. Iglesias, a lo Gere, también tuvo que firmar autógrafos.

El desembarco francés

Las otras estrellas siguen brillando en San Sebastián. Ewan McGregor y Jennifer Connelly estaban ayer radiantes. Presentaron su 'American Pastoral' y se escaparon también a saborear las bondades de una ciudad que el escocés ya conoce. El Kokotxa de Dani López en la Parte Vieja fue uno de sus destinos.

Pero siguen llegando invitados al Festival. Ayer desembarcó 'la legión francesa' que viene a presentar 'L'Odyssée', la película de clausura basada en la vida del comandante Cousteau. Los actores Pierre Niney y el bien conocido Lambert Wilson, además del director Jerome Salle, observaban sorprendidos el montón de gente que aguardaba en el Cristina. «¿Es por nosotros?», preguntaba el director. Y es que llegaron casi a la vez que Gere.

Fiestas en la noche

La noche también se ha movido durante el Festival. El jueves, por ejemplo, se celebró la ya tradicional 'gala de la rosa' en la sala Friends. Las actrices Nerea Garmendia y Cristina Medina (bien conocida por los seguidores de la serie 'La que se avecina') recibieron felices el premio especial Disco Friends. La actuación de Kriss Rocha con su 'bossa nova' caldeó una noche presentada por la actriz Bárbara Rivas.

Ayer Bataplán vivía la fiesta del ciclo Savage Cinema, que suele ser una de las más divertidas, y el veterano y siempre joven pub Hollywood anunciaba su «fiesta de película», otro clásico del Zinemaldia. Esta noche el Palacio de Miramar celebra la fiesta de clausura, esa party con aires de fin de curso al que los ganadores llegan con sus premios y los invitados se desmelenan. Quizás algunos terminen la noche cuando empiecen ya a abrir los colegios electorales.

El premio de Gehitu

Esto va terminando y empiezan los premios.El jurado del Premio Sebastiane, que concede Gehitu, asociación de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales del País Vasco, se otorga a la película 'Bar Bahar' ('In Between'), de la directora Maysaloun Haomud y producción de Israel y Francia, «por mostrar la realidad de tres perfiles muy diferentes de mujer que pagan un precio por conquistar una parcela de libertad en donde puedan ser ellas mismas, en una sociedad en la que hagan lo que hagan parecen no encajar; por reflejar la lucha desde la cotidianidad contra los -ismos y fobias que las oprimen, desde el machismo y el integrismo a la homofobia». La película presenta un contraste de la 'isla de libertad' de Tel Aviv con su entorno rural, según el fallo del jurado.

También hoy se desvela el premio Feroz, que concede la prensa acreditada, y la cineasta donostiarra Blanca Zaragüeta recibirá el premio que otorga anualmente el cine-club Kresala en reconocimiento a toda una trayectoria profesional.

Aunque para clausura potente, el cierre anoche del ciclo de Culinary Zinema con el gran Ricardo Sanz, del Kabuki madrileño. La sección de los 'cines+cenas' crece cada año, como acredita la velada vivida en el Basque Culinary Center.