Diario Vasco

Siete películas para chuparse los dedos

El director y los tres chefs del BCC, con el director de 'Theater of life', P. Saveck, y su mujer, y el director del Culinary Zinema de Berlinale.
El director y los tres chefs del BCC, con el director de 'Theater of life', P. Saveck, y su mujer, y el director del Culinary Zinema de Berlinale. / BCC
  • La quinta edición del Culinary Zinema afronta con éxito la recta final del Festival

El plan de peli y cena, triunfa. Pero si además tiene el ingrediente extra de la diversión por comprobar cómo los chefs plasman en varios platos la esencia de una película, el éxito de la fórmula está garantizado. Con una media de ochenta comensales por cena y el 85% de las experiencias gastronómicas reservadas en cuestión de dos horas cuando se pusieron a la venta a principios de septiembre, el Culinary Zinema avanza en su quinta edición, viajando desde Argentina a Dinamarca, pasando por Taiwan, Turquía, Japón y México.

La inauguración fue una apuesta arriesgada, diferente, pero no por ello menos interesante. La base eran los desechos y la experiencia todo un ejercicio de desestigmatización. La sección arrancó con la cinta canadiense 'Theater of life', en la que se cuenta cómo durante la Exposición Universal de Milán 2015 dedicada a 'Alimentar el Planeta', los chefs más prestigiosos del mundo transformaron desperdicios alimentarios en comidas para las personas sin hogar. Con esta historia de telón de fondo, tres cocineros del Basque Culinary Center, que dieron una breve explicación al inicio para ubicar a los comensales, elaboraron una cena sorprendente, con un juego de sabores poco frecuentes. Se valieron del verde de los puerros, prepararon una sopa con pescado de descarte o un plato de sabirón, sin perder el sentido culinario. Como era de esperar, impactó, en ambos sentidos.

Para la segunda jornada, el Culinary Zinema se desplazó al restaurante Illarra para celebrar la gran fiesta de la carne, presentada y elaborada de dos formas diferentes: al estilo argentino y al vasco. Joxean Eizmendi se basó en la película 'Todo sobre el asado', llegada desde Argentina, donde definen una de sus especialidades culinarias de «primitiva y contemporánea, salvaje y refinada, un arte y una ciencia». Desde un punto de vista gastronómico describieron la cena -una de las más multitudinarias, ya que alcanzó los 140 comensales- de «básica y rotunda», con entrantes y merluza, pero donde la carne acaparó todo el protagonismo.

De Argentina viajaron a Turquía para festejar la tercera jornada de Festival, basándose en 'The turkish way', un documental que narra en forma de cuaderno de viaje las experiencias de los tres hermanos Roca por Turquía en su proceso de aprendizaje de una de las gastronomías más desconocidas, potentes y antiguas del planeta. El Basque Culinary Center repitió como escenario y la cocina estuvo bajo las órdenes de Mehmet Gürs, afamado cocinero turco que, además de aparecer en la película, desarrolla un movimiento que bien puede recordar a los inicios de la nueva cocina vasca. El joven chef escogió un menú inteligente, con platos contemporáneos que mantienen los sabores y las texturas de la comida tradicional turca. Quienes acudieron aseguraron que se trataba de una cena para disfrutar y desde luego, el joven cocinero le puso alma. Llegó tres días antes para tener tiempo de mimar cada detalle. Claro que, el hecho de que el gran Joan Roca acudiera a la cita, también le dio cierto glamour.

De México a Japón

La siguiente parada, el martes, fue en el restaurante Ni Neu. La inspiración surgió de la película 'What's for dinner, Mom?', cuya historia se centra en la vida de Tae, una joven que encuentra en una caja de recuerdos unas recetas de cocina escritas por su madre, que murió hace tiempo, un hecho que le hace volver a Taiwan, a sus raíces. Para afrontar el reto, el chef del restaurante donostiarra, Mikel Gallo, optó por invitar a un compañero taiwanés para elaborar una propuesta combinada. El menú lo abrieron los sofisticados entrantes de Gallo, seguidos de una gastronomía taiwanesa «de alto nivel» que completaba así «una degustación larga y maravillosa».

Ayer se volvió a cruzar el charco, pero en esta ocasión haciendo parada en México. El documental 'Baja taste', se centra en las fuentes de creatividad de los cuatro chefs que han creado y desarrollado la singular cocina de Baja California, reconocida internacionalmente. Para ello, el cocinero tijuano Javier Plascencia, considerado un referente, preparó un menú vinculado a la gastronomía mexicana pero de forma actualizada, con unos platos contemporáneos y de autor, pero sin perder las raíces.

En adelante quedan las dos últimas sesiones del Zinemaldia. Hoy por la noche, llegan los insectos. El BCC recibirá a Roberto Flore al mando de la cocina de Nordic Food Lab y será Ricardo Sanz quien cerrará mañana la quinta edición del Culinary Zinema con una degustación de la gastronomía japonesa.