Diario Vasco

Un abarrotado Velódromo de Anoeta asiste al estreno de 'Kalebegiak'

fotogalería

Tres mil personas abarrotaron el aforo del velódromo de Anoeta para asistir al estreno de 'Kalebegiak'. : arizmendirizmendi / FOTOS JOSÉ MARI LÓPEZ

  • Más de 3.000 personas acudieron a ver la película de la Capitalidad. «Ojalá que cuando se estrene 'Kalebegiak' esta llama se mantenga encendida»

Fue una rueda de prensa-gospel. La sala 2 del Kursaal presentaba una imagen atípica. Veintiocho personas sentadas en la mesa de invitados presentaron la película de la Capitalidad Cultural Europea, 'Kalebegiak', una cifra que por momentos amenazó con rivalizar con la de los representantes de los medios que acudieron a la cita. «Parece la presentación de 'El Orfeón Donostiarra - La Película'», definió con tino Borja Cobeaga, uno de los quince realizadores que han realizado los doce cortometrajes que conforman la película de Donostia 2016. Más de 3.000 personas abarrotaron anoche el Velódromo de Anoeta para asistir a su estreno. «Esperemos que cuando la película se estrene en las salas de cine -el próximo día 14-, esa llama se mantenga encendida», señaló Jorge Gil, responsable junto a Michel Gaztambide de este proyecto de la Capitalidad.

El carácter multitudinario del encuentro con los medios no fue la única peculiaridad de la rueda de prensa. «Es una de las ruedas de prensa con más gente y en la que menos directores han visto la película al completo», aseguró Gaztambide. «Lo cual, por otra parte, nos garantiza que se quedarán hasta el final de la proyección». Y es que no todos los días se dan cita en una misma comparecencia directores como Julio Medem, Gracia Querejeta, Asier Altuna, Koldo Almandoz, Imanol Uribe, Telmo Esnal o el propio Cobeaga, así como intérpretes como Marta Etura, Nagore, Aramburu, Alfonso Torregrosa, Bárbara Goenaga, Miren Ibarguren, Kandido Uranga o Ramon Agirre. Junto a todos ellos, los directores debutantes que han participado en la cinta producida por Moriarti, como Ekain Irigoien y el guionista de su corto, 'Kresala', Inko Martín; Iñaki Camacho, Isabel Herguera e Izibene Oñederra y 'Las chicas de Pasaik'. Y al frente de la amplia representación el director general del 2016, Pablo Berástegui, y el responsable del programa cultural, Xabi Paya.

Y el hecho de que sólo cinco de los veintisiete participantes en la presentación hubiera visto la película al completo a la hora en la que se celebró la rueda de prensa condicionó las explicaciones. «Respecto al primer corto...», comenzó Gaztambide. «¡No lo cuentes, que no lo he visto!», abortó de cuajo Cobeaga el amago de spoiler.

Los dos directores artísticos de 'Kalebegiak' repitieron los conceptos que ya adelantaron durante el rodaje de algunos de los cortos y reivindicaron la labor que desde hace veintisiete años realiza la casa de cultura Larrotxene de Intxaurrondo en el área de la creación audiovisual. «Cualquier espectador puede encontrar dentro de esta película su propia película», indicó Jorge Gil, quien coincidió con Gaztambide en señalar que «no hubo mucha discusión en torno al orden de los cortos. Nuestra intención era transmitir al espectador partir de la ciudad que él conoce para pervertir la idea: 'cuidado, que no vas a encontrar lo que tú esperas». Gil se confesó gratamente sorprendido por el llenazo registrado anoche en el Velódromo, «sinceramente, no me lo esperaba, así que agradecemos la acogida», dijo en nombre de la dirección artística.

«Absoluta libertad»

Sobre la temática que cada uno de los realizadores abordó en su cortometraje, Gaztambide destacó «la absoluta libertad» que tuvieron. «Encima que participaban en el proyecto, no íbamos a imponerles un tema. La riqueza de la película están en que cada uno aportara su tono, su estilo... Hombre, al final, a alguno de los últimos en entregar su guión quizás sí que se le sugirió la posibilidad de que no hubiera escena en la playa», afirmó, en referencia a la sobreexposición que la bahía de La Concha en general experimenta en 'Kalebegiak'. Gaztambide rememoró los 'encuentros extraordinarios» que «forzamos para que los directores no trabajaran con su director de fotografía habitual», ya que uno de los objetivos era mostrar «que el equipo técnico mostrase que contamos con personal de primera categoría».

En cuanto a la colaboración -requisito para participar en el filme- entre profesionales más o menos consagrados, y realizadores y técnicos emergentes, los primeros reconocieron el reto que supuso trabajar al margen de sus equipos habituales, mientras que los segundos mostraron su gratitud por la posibilidad de disponer de medios a los que normalmente no tienen acceso en sus trabajos.

De la labor de los voluntarios que han trabajado como extras se encargó de Borja Cobeaga, «que soy el del corto de masas», dijo en referencia al multitudinario rodaje de 'Atajo'. Cobeaga mostró su agradecimiento a todas las personas que se prestaron a «pasar veintiséis veces el puente del Kursaal» durante toda una jornada de trabajo. «Queríamos recrear el paseo de La Zurriola un domingo por la mañana con buen tiempo».

Julio Medem, por su parte, recordó que «rodar en la proa de una trainera» se convierte en «un cosmos enano, rodeados de mar y con la ballena por debajo». ¿Ballena? Sí. Los paseos que el padre del modisto Cristóbal Balenciaga daba en su trainera a la reina María Cristina inspiró su cortometraje, titulado 'La ballena real', precisamente.