Diario Vasco
La artista lució un vestido verde en la ceremonia del Kursaal, en la que recibió el premio de su director y amigo Juan Antonio Bayona.
La artista lució un vestido verde en la ceremonia del Kursaal, en la que recibió el premio de su director y amigo Juan Antonio Bayona. / LOBO ALTUNA

«Desde que vine con 'Alien' siento un fuerte vínculo con el Festival»

  • Sigourney Weaver, que estuvo por primera vez en la ciudad en 1979, recibió ayer el Premio Donostia

Sigourney Weaver no se olvida cuando en 1979 aterrizó en el Zinemaldia siendo una actriz primeriza que presentaba una película dirigida por Ridley Scott, que se convertiría en referente de la ciencia-ficción. Después regresó en 1999 con 'Mi mapa del mundo', que competía en la Sección Oficial. «Desde que vine con 'Alien' siento un fuerte vínculo con este Festival», afirmó ayer la actriz. Recordó que el pase fue en el Victoria Eugenia, «un antiguo y precioso edificio, como una dama del teatro, con esos soldados con sus espadas que te recibían -por los dantzaris de la espata-dantza-. Para mí fue muy emocionante, y volver ahora también».

Bromeó señalando que «me alegra que alguna gente se acuerde de que estuve aquí hace casi cuarenta años, cuando muchos de los que trabajan en este Festival no habían nacido o eran unos críos. Fue un momento muy especial. Para nosotros fue importante porque pensábamos que era una película pequeña y era un honor que nos eligieran para este certamen». No quiso extenderse más en esos recuerdos porque «los dejo para esta noche, cuando me entreguen el premio, y no quiero desvelar las palabras que diré en el escenario». El galardón le ha supuesto «una sorpresa que me ha emocionado» y le alegra especialmente que «sea en España, un lugar donde se ama el cine».

La película que le acompaña en esta visita a San Sebastián es 'Un monstruo viene a verme', de Juan Antonio Bayona, rodada en parte en Terrassa y Barcelona. No es la primera vez que trabaja en España y es algo que «me encanta porque aquí se da más prioridad a los aspectos artísticos, no solo a ganar dinero. Siempre tengo la sensación de que todo el equipo se compromete y que creen formar parte de algo especial».

También se deshace en elogios hacia Bayona. «He trabajado con grandes directores como Ridley Scott, Peter Weir, Ang Lee o David Fincher y 'Jota' está a su nivel. Tiene mucho talento y transmite pasión y confianza. Fincher, por ejemplo, es más racional, y él se deja llevar más por la intuición. Es un volcán de ideas». Y continuó: «Es increíble que tenga tanta confianza. Esta película era un verdadero desafío, pero ha sabido traspasar la magia del material al público de una manera honesta. Para mí siempre es importante ponerme a las órdenes de directores fuertes que saben marcarte el camino».

«Pegamento del mundo»

La nueva Premio Donostia ha basado su carrera en interpretar a mujeres fuertes, pero considera que no es algo inusual sino un reflejo de la realidad porque «las mujeres somos fuertes, somos el pegamento que tiene unido al mundo. Creo que en Estados Unidos va a haber dentro de poco una mujer presidenta y ya va siendo hora. La lucha de años está dando resultado».

También rechaza el tópico de que no se escriben guiones con buenos personajes para mujeres de su edad -tiene 66 años-. «Yo no he tenido nunca tanto trabajo como ahora. Creo que nos están dando papeles que ante solo interpretaban hombres. Yo no tengo envidia de Russell Crowe, por ejemplo, que no para de hacer cine. Además, la literatura siempre ha tenido a mujeres muy poderosas. Es cierto, que hace unos años estuvo de moda un tipo de comedia con mujeres grotescas, pero la percepción ha cambiado. Hay que tener en cuenta que cada vez hay más mujeres que son consejeras delegadas de grandes empresas o llegan a presidir el Fondo Monetario Internacional».

Sigourney Weaver nunca ha elegido un papel por los minutos que aparece en la película. «Nunca me ha importado, solo quería que fueran interesantes». Por eso no dudó en aceptar la propuesta de Juan Antonio Bayona para interpretar a el papel de la abuela de Connor, un niño cuya madre separada está enferma de cáncer y se evade a través de un mundo fantástico nada agradable.

La actriz ha aceptado volver a ser la teniente Ripley en la quinta entrega de 'Alien', que estará dirigida por Neill Blomkamp, pero el proyecto ha quedado paralizado a petición de Ridley Scott que se encuentra inmerso en la segunda parte de 'Prometheus', la precuela de la saga extraterrestre. «Nos hubiera gustado rodar este año, pero Ridley no quería que todas las películas salieran a la vez. Es una postura inteligente. Hay espacio para que todos podamos hacer las películas».