Diario Vasco

Lana Turner, la mujer que aterrizó lista para abofetear

Lana Turner entrega la Concha de Oro al director Imanol Uribe.
Lana Turner entrega la Concha de Oro al director Imanol Uribe.
  • La reconocida actriz de Hollywood acudió, en 1994, al Festival de Cine de San Sebastián para recoger su premio honorífico

Hace 22 años, el 22 de septiembre de 1994, el símbolo sexual de los años 40 de Hollywood, Lana Turner, aterrizó en el aeropuerto de San Sebastián lista para repartir tortazos. La actriz estadounidense era una de las invitadas al Festival de Cine de San Sebastián de ese año e iba a recoger el premio que homenajeaba su larga carrera profesional. Sin embargo, Turner podría haber aprovechado la ocasión, en uno de los últimos eventos públicos a los que asistiría, para poner en su sitio al actor Mickey Rooney.

Lana Turner saluda al bajarse del avión en Hondarribia.

Lana Turner saluda al bajarse del avión en Hondarribia.

Pocas semanas antes del evento el cómico y actor de cine y teatro había publicado unas memorias en las que aseguraba que había tenido una hija secreta con Turner. En varias ocasiones la actriz desmintió las afirmaciones de Rooney y juró cruzarle la cara en cuanto lo viese. Casualmente, los dos actores iban a coincidir en el Festival de San Sebastián antes de sus correspondientes presentaciones por lo que Rooney vio una oportunidad para promocionar, además de la película, su recien publicado libro.

Sabiéndo que ella quería abofetearle y para generar un mayor tumulto mediático, el actor esperó a Turner en el hall del María Cristina. Pero, minutos antes de que la actriz entrase al hotel, una cadena de la televisión rusa se acercó a Mickey Rooney para hacerle una entrevista. Ante la sorpresa, y sintiéndose halagado, el actor salió a los jardines con los reporteros para contestar a las preguntas.

Lana Turner posa para los fotógrafos y periodistas en el Hotel María Cristina.

Lana Turner posa para los fotógrafos y periodistas en el Hotel María Cristina.

Debido al cuestionable estado del equipo de grabación y a los insistentes periodistas, la entrevista se alargó más de lo esperado por lo que Rooney se perdió la gran entrada de Lana Turner. La actriz subió a su habitación donde respondió a unas preguntas y posó para los fotógrafos.