Diario Vasco
Juan Andrés Arango regresa a Donostia con 'X Quinientos'.
Juan Andrés Arango regresa a Donostia con 'X Quinientos'. / J.M. LÓPEZ

«No es una 'América', son muchas; las Américas»

  • festival de cine de san sebastián 2016, Tras 'La playa', J. Andrés Arango presenta 'X Quinientos', historias paralelas americanas

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Se cruzan en la sala donde se celebran los desayunos de la sección Horizontes Latinos. Se cruzan dos de los directores más potentes de Las Américas. Alejandro Fernández Almendras acaba de conversar sobre 'Aquí no ha pasado nada', que quiso colocar en «la justa distancia del impacto emocional para que al espectador no se le nuble el juicio». Juan Andrés Arango se apresta a charlas sobre 'X Quinientos', donde a pesar de correr paralelas y sin tocarse, sus tres historias dialogan entre sí por el juego de un montaje finísimo.

MÁS

Es el nombre de un pueblo de Yucatán, ¿verdad?

¿X Quinientos? Sí. Del pueblo que en los atlas del mundo aparece como el centro geográfico de todo el continente americano. Me pareció una justa metáfora para una película que quería panamericana. Hay quien se sorprende al ver la ciudad de Montreal como escenario de una de las tres historias que cuento. Junto a Buenaventura en Colombia y la siempre apabullante Ciudad de México. Yo siempre pensé que tenía que estar ahí. Porque es lugar de emigración. Y porque es una más de esas cientos de Américas que existen en el continente. Por mucho que algunos solo quieran ver una. O dos pero muy alejadas, norte-sur.

El rodaje sucedió en calles y noches por las que no muchos se aventuran. ¿Cómo consiguieron empastarse tan bien en comunidades con códigos tan... duros?

Ganando su confianza, lógicamente. No apareciendo ni ejerciendo de 'invasores'. Hablando mucho con la comunidad en la que queríamos incrustarnos. Haciéndoles ver que deseábamos aprender y entender para luego contar. Trabajando con ellos y utilizando sus recursos y medios. Comíamos lo que se comía en aquellos barrios (y nunca he comido mejor). Los actores salían de la propia comunidad. No plantábamos un aparataje monumental. Y allá donde íbamos puede que de fuera solo estuviéramos yo, el director de fotografía Nicolás Canniccioni y un ayudante.

Las tres historias tienen un mismo punto de partida, sus protagonistas pierden a alguien importante para ellos. Luego sus relatos toman caminos muy diferentes.

Eso buscábamos, ver y contar cómo tres seres que emigran tras esa pérdida van mutando su destino, su forma de aclimatarse a los nuevos escenarios. Cómo algo que empezó con una raíz común, se diversifica. Pero también queríamos dar razón de la metamorfosis de las culturas. Buenaventura es puerto y no interior como Bogotá. Ahí, en la comunidad afro colombiana se llaman 'negratas, niggers' entre ellos y sus referencias llegan del mar: baloncesto, rap, peloteros (jugadores de béisbol...). En la película todo estaba planteado para potenciar esa energía arrolladora que sientes vibrar en esas comunidades. Donde claro, también hay horror. En Buenaventura existen, sí, 'casas de pique' donde las bandas hacen justicia a su manera con quienes son sospechosos de traición.

El rodaje, los rodajes (cuatro lugares, muchos idiomas) fueron titánicos pero la factura y las decisiones de luz y planificación resultan soberbias y ajustadísimas.

El trabajo anterior al rodaje en sí mismo fue largo e intenso. Nicolás y yo fuimos decidiendo la luz, los tonos, la textura que buscábamos en cada escena. Lo mismo con los planos. Y siempre con el objetivo del que hablábamos continuamente: potenciar la imparable vitalidad de esas gentes y sus lugares.

El montaje sería otro reto.

Sí. Apasionante. Lograr eso, que sin tocarse las historias dialogasen. Felipe Guerrero y yo trabajábamos a distancia. Él en Buenos Aires, yo en Montreal. Él veía unas cosas a través del guion. Yo sentía otras. Él cortaba, yo pegaba. Al final, nos reunimos y 'X Quinientos' salió como es.