Diario Vasco

Zinemaldia: Bonello: «El arte es libre y el cine como arte está protegido de la hipocresía»

vídeo

Presentación del filme del director francés Bertrand Bonello

El director, guionista, compositor y productor francés Bertrand Bonello ha afirmado, durante la presentación de la película 'Nocturama' en el 64 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que "el arte es libre" y "el cine como arte está protegido de la hipocresía".

Además, ha explicado que con su filme, que narra el asalto violento perpetrado por un grupo de jóvenes en París con varias explosiones en la ciudad y que ha causado cierta polémica, no pretendía lanzar ningún "mensaje claro", ni posicionarse sobre "qué está bien o mal", sino mostrar la "ambigüedad de nuestra sociedad".

Bonello ha presentado 'Nocturama', una coproducción entre Francia, Alemania y Bélgica, en el 64 Festival Internacional de Cine de San Sebastián junto a los productores del filme Edwared Weil, Alice Girard y Cristoph Friedel.

A preguntas de los medios sobre la polémica suscitada por la cinta y su no inclusión en el festival de cine de Cannes (Francia), ha señalado que no puede responder al respecto en nombre del certamen galo. Bonello ha explicado que cuando comenzó a escribir el guión de 'Nocturama', en 2010, su intención fue "contar sobre un sentimiento general que tenía sobre la tensión que podía sentir en Francia" y ha aclarado que la cinta "no tiene nada que ver con el terrorismo del ISIS".

Una película contemporánea

Además, ha apuntado que "raramente" cita la palabra terrorismo en la película, porque ésta "tiene que ver con la insurrección, con la revolución que hemos tenido en nuestra historia". "Tras 2015 (en alusión a los atentados islamistas en París) algunos quieren vincularla con el terrorismo islámista, pero yo considero que es una película contemporánea y no que tiene que ver con las noticias", ha afirmado.

Además, ha apuntado que prefiere hablar de insurrección que terrorismo, porque esta última palabra se ha visto "fagocitada por el Estado Islámico y Daesh", pero, en realidad, "la idea de querer crear terror para provocar algo existe desde que existe el Estado casi".

Preguntado por los periodistas sobre el hecho de que haya cierta hipocresía en que Cannes no haya incluido en su última edición 'Nocturama', el cineasta, compositor y guionista ha señalado que "el arte es libre" y "el cine como arte está protegido de la hipocresía". A su juicio, cuando se mostró esta cinta a la prensa francesa "muchos" periodistas necesitaron "un poco de tiempo para digerirla". "Eso está muy bien", ha opinado. En este sentido, ha señalado que Cannes es un lugar donde los periodistas "no tienen tiempo para pensar y reflexionar y quizás estuvo bien así".

Además, ha señalado que en el mundo se ven "muchas producciones de películas independientes" y ha dicho tener "mucha suerte en poder abordar esta forma de arte que nos permite hablar de muchos temas con tal de que se haga por muy buenos directores que tienen algo que contar sobre lo que acontece en el mundo y se les permite contar su visión de lo que acontece".

A la pregunta de si quizás la sociedad francesa teme enfrentarse a sus demonios con esta película, el cineasta ha apuntado que Francia "tiene una relación con la ficción que es más dificil que la de EEUU o Grecia, donde la ficción a través del teatro les ayudaba a vivir algunas cosas".

No obstante, ha matizado que "quienes más problemas tienen con la película es quienes no la han visto, quienes sí, puede que les guste o no, pero la colocan en su justo lugar que está muy lejos de lo que ocurrió en 2015, no tiene nada que ver con DAESH y sus fuentes y orígenes están en otro lugar".

Sobre la imagen que se da en el film la policía, que asesina a todos los jóvenes que han llevado a cabo las acciones con explosivos, Bonello ha señalado que se muestra "lo que los personajes ven" y así la actuación del Estado "se ve desde su punto de vista", porque ha querido aferrarse a la idea de "estar siempre con los personajes".

Sobre si este filme plantea una crítica al capitalismo, ha explicado que "se puede decir que sí es una crítica" pero lo que ha intentado es hacer una película "que no muestre un mensaje claro". De este modo, ha indicado que en una primera parte los personajes "tienen una idea, un movimiento", pero en una segunda se ofrece "algo más complejo, cierta ambigüedad que es una reflexión sobre la ambigüedad del mundo en el que vivimos". "Con esta segunda parte del filme el problema no es programado, y, en cierto modo para mi hace que sea más contemporáneo y más humano a la vez", ha indicado.

Música

Preguntado por el papel de la música en esta película, ha señalado que la música es su mundo, porque es algo que hace desde muy pequeño, antes incluso de aprender a leer, y por eso es para él algo "más intuitivo e institivo" que hacer cine.

Según ha explicado, la música para esta película la compuso mientras redactaba el guión, también los fragmentos de piezas de otros artistas incluidos en la misma, porque "todo forma parte de la escritura" del filme. "La música de la película, cuenta algo, tiene un efecto narrativo y al igual que los diálogos forma parte del guión", ha incidido.

Respecto al casting, ha indicado que se recurrió a grupos de jóvenes activistas y movimientos politizados, y "fue largo". Además, ha señalado que durante este proceso le sorprendió "enormemente" comprobar que los jóvenes "no tenían dificultad alguna para hacerse con el guión y entenderlo".

"Aceptaron la película tal cual, desde el comienzo, tengo la impresión de que era evocadora para ellos", ha indicado, para añadir que sus dudas fueron solamente "cinematográficas, cuestiones muy prácticas y no con respecto a sus sentimientos" con la película.