Diario Vasco

La URSS estuvo en el Festival de Cine

Escenario del Victoria Eugenia donde se encuentran todos los artistas premiados dando un homenaje especial al director español, Luis Buñuel.
Escenario del Victoria Eugenia donde se encuentran todos los artistas premiados dando un homenaje especial al director español, Luis Buñuel.
  • En 1964 se autorizó a la Unión Soviética para que viniera al festival y presentara hasta once películas

En 1964 se estrenó la XII edición del Festival de Cine de San Sebastián donde, por primera vez y a pesar del régimen franquista, llegaron películas de la Unión Soviética. Hasta entonces, en el Festival se habían proyectado películas del este, de Rumanía, Yugoslavia, Hungría o Polonia, pero ninguna de Rusia, o antigua URSS, por lo que la llegada de los soviéticos a Donostia fue uno de esos momentos que difícilmente se olvidan.

Ya en 1959 sorprendió bastante que en plena época franquista vinieran películas, hasta cinco, de países socialistas. El Festival ejercía de bisagra entre los entes políticos, entre las visiones más conservadoras y las nuevas corrientes, de ahí que sí llegaran películas del este de Europa pero no de la Unión Soviética.

Cuando definitivamente se autorizó la llegada de la Unión Soviética al Festival, se llevó a cabo un fuerte control de las personas que formaban la delegación así como de las propias películas que se iban a presentar. De las siete personas que iban a formar parte de la delegación, sólo se permitió la entrada en el país a seis y de las once películas que traía la delegación sólo se autorizaron ocho para las diversas secciones.

Por entonces se exponía la bandera propia del país de los representantes en el palco del teatro Victoria Eugenia, por lo que ese año, también se expuso la bandera de la URSS en San Sebastián. La bandera, la segunda por la derecha en la imagen, lucía la hoz y el martillo propios del régimen soviético. Sin embargo, la bandera no duró mucho ya que unos desconocidos decidieron quemarla.

El 'Tío Sam' del Festival

Curiosamente ese año se llevó la Concha de Oro la película estadounidense 'America, America' de Elia Kazan. El director, de origen griego, había conseguido cierta notoriedad tras su testimonio, en plena caza de brujas, ante el Comité de Actividades Antinorteamericanas. Kazan testificó en contra de sus antiguos compañeros del Partido Comunista, y estos como recompensa, en 1999, se negaron a aplaudirle cuando el director recogió su Oscar honorífico por su trayectoria profesional.

Algunos de los presentes en el Festival de Cine también patalearon ante la victoria de Elia Kazan. El director ha tratado de explicar su actitud en diversas obras y, precisamente, la película que se presentó en el Festival de San Sebastián es una de ellas. En 'America, America' Kazan cuenta las aventuras de un joven griego que, como millones de emigrantes, deja su tierra natal para acceder al nuevo paraíso. Kazan explica como su admiración por el modo de vida americano le llevó a velar por su nuevo país.