«Es el menos vistoso, pero con el que más lejos llegó Tolosa»

El edificio Trasatlántico es tan discreto en su exterior que nada hace presagiar que dentro hay un espacio diáfano, con vigas de canto grueso y fachada rasgada. «No se ve, pero es el que más mérito como arquitectura avanzada tiene del puerto, con el que consiguió llegar más lejos, a pesar de ser el menos vistoso», manifiesta Ana Azpiri.

Los rasgos compositivos comunes permitieron identificar otras obras de Luis Tolosa que no pudo firmar porque «hubiera sido un delito», dado que no era arquitecto. En ellas, este entusiasta de la arquitectura y auténtico autodidacta tomó préstamos de revistas especializadas de Estados Unidos, Inglaterra y Alemania a las que tenía acceso por su trabajo en el puerto. El edificio de la aduana, el de la Junta del Puerto y el destinado a alquiler de oficinas a quienes tenían negocios en los muelles son otras de sus muchas creaciones.

Fotos

Vídeos