Vaivén celebra sus 20 años en el escenario

./VAIVÉN PRODUCCIONES
. / VAIVÉN PRODUCCIONES

La compañía estrena hoy la obra 'Sheresade y las capas de la cebolla' en el Leidor de Tolosa, escenario donde presentó su primera función

ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

Han transcurrido veinte años desde que Vaivén Producciones presentara su primera función teatral en Tolosa, y coincidiendo con este aniversario, la compañía vuelve mañana a la villa papelera para estrenar en el Leidor (20.15 horas) su último trabajo. 'Sherezade y las capas de la cebolla' es un espectáculo «distinto y especial», diseñado en colaboración con Chapitó, una compañía con la que hasta ahora no habían colaborado, pero con la que tenían «muchas ganas de trabajar», señala Ana Pimenta, una de las fundadoras de Vaivén y directora de la producción artística de esta obra.

La compañía guarda muy buen recuerdo del estreno de su primera obra, 'La coraje', en Tolosa y por eso han apostado por presentar su nuevo proyecto en el mismo escenario dos décadas después. «Fue nuestro primer montaje, aunque Iñaki Salvador y yo ya llevábamos trabajando desde antes en el mundo del espectáculo, él más en la parte musical y yo en la teatral. Hace 21 años decidimos montar la compañía y nuestro primer espectáculo lo estrenamos en Tolosa», recuerda. «El teatro Leidor, y Jokin Ansorena en concreto, nos acogió con muchísimo cariño y respeto y nos dejaron presentar allí nuestra primera obra. Por eso nos pareció que teníamos que volver con un estreno. Es como cerrar un círculo».

En su ya dilatada trayectoria, Vaivén producciones ha desarrollado una actividad «muy ecléctica», tanto por los directores con los que han trabajado, como por los textos y dramaturgias contemporáneas que han generado colaborando con cada autor. «Hemos puesto a su servicio una idea original y participado con ellos en el desarrollo creativo, para imprimir nuestro propio sello», indica Ana Pimenta. Por eso, asegura, cada proyecto lo llevan a cabo con un director distinto, que imprime su forma de trabajar, y colaboran con actores de distintas generaciones. «Mezclamos a actores maduros, que traen su sabiduría y experiencia, con intérpretes jóvenes, que también traen su impronta y una manera diferente de crear». A eso se suma la «coherencia ideológica» que han mantenido. «Siempre hablamos de lo que ocurre alrededor, concebimos el teatro como función social, nos importa mucho reflexionar sobre todo aquellos que nos rodea, pero no de una manera moralista, sino creando interrogantes». Por eso insiste en que uno de los retos de la compañía en todas las funciones es plantear interrogantes e interpelar al espectador. «Esto siempre lo hemos mantenido y lo queremos seguir haciendo. Creo que el teatro es una herramienta estupenda para reflexionar». Ana Pimenta también admite, entre risas, que la «simiente» de Vaivén, es decir, «Iñaki (Salvador) y yo nos hemos entendido muy bien en toda esta función, yo ocupándome más de los textos y él de la música». Por eso solo tiene palabras de agradecimiento hacia su compañero en todos estos años, quien le ha ayudado, dice, «a mirar con distancia los proyectos y sacarme de círculos viciosos en los que a veces podía entrar».

La obra

Título
Sheresade y las capas de la cebolla.
Fechas
hoy a las 20.15h en el Leidor (Tolosa) y el domingo a las 19.00 en Niessen (Errenteria).

La compañía ha llevado a los escenarios mas de una veintena de obras durante estos años y se ha alzado con numerosos premios, entre ellos el de Revelación de los Max en 2006 por '¡Nasdrovia Chejov!', del director Fernando Bernues. Su penúltimo proyecto, 'Último tren a Treblinka', se estrenó en otoño de 2016 y tras el éxito cosechado desde entonces, todavía continúa representándose. La gira de este espectáculo por distintos teatros coincidirá en el tiempo con el estreno de 'Sheresade y las capas de la cebolla', dos obras que nada tienen que ver entre ellas, porque «una es realismo puro y la que presentamos ahora es todo surrealismo», algo que pone en valor también el trabajo de la compañía. «Está muy bien que un mismo equipo pueda crear y concebir espectáculos tan diversos. Creo que nos enriquece mucho».

«Iñaki Salvador y yo, las 'simientes' de la compañía, nos hemos entendido muy bien»

Preguntada por esta última representación, la define como una versión libérrima y metafórica del cuento de 'Sheresade y las mil una noches'. «Hacemos una interpretación muy sui géneris del cuento original, donde la protagonista era una mujer que vivía en una sociedad atrapada por el poder masculino y donde contaba historias para sobrevivir. En nuestro cuento, todos los personajes son como Sheresade, porque inventan una historia para sobrevivir a su propia vida, al entorno familiar, laboral y social que los tiene raptados y obligados a buscar estrategias para seguir adelante». La acción transcurre en una cocina, como metáfora del mundo femenino, donde la mujer pasa el día mientras el hombre trabaja fuera.

Fusión del fondo y la forma

Los actores Miren Tirapu, Xabi Donosti e Iraia Elías son los protagonistas de la obra. Esta última interpreta a una niña que todavía no ha nacido. «Ella será testigo de todo lo que ocurre en la función, es la mirada del público, la mirada crítica de este tragicómico cuento de tintes poéticos y surrealistas», añade Pimenta, porque detrás de esta historia está el «sello» de la compañía Chapitó. José Carlos García se ha encargado de la dirección y Ramón de los Santos de los textos y la dramaturgia, aunque los propios actores han sido parte importante a la hora de crear las escenas, con un trabajo corporal muy destacado. «Ellos (Chapitó) tienen su propia forma de crear y trabajan en clave surrealista, con un humor absurdo. Es la parte que han aportado a la producción, aunque la idea partió de Vaivén». Por eso admite que quizá ésta sea la obra más «distinta» que ha producido la compañía en sus veinte años de historia. «El fondo y la forma se funden en esta historia. Tan importante es lo que se cuenta como el cómo se cuenta. Esto es muy del teatro europeo. Se transciende del teatro realista y se basa más en las imágenes y emociones que se crean a partir de cada situación». El espectador se encontrará con distintas «capas» y situaciones, algunas absurdas, otras más tensas y momentos tragicómicos, aunque «el humor será el motor de la función».

'Sheresade y las mil una noches' se estrenará hoy en el Leidor, en su versión en castellano, y el domingo se podrá ver en el centro cultural Niessen de Errenteria (19.00 horas). El próximo fin de semana llegará al teatro Principal de Donostia, donde el viernes y sábado se presentará en euskera y el domingo en castellano. Después, la función continuará de gira, y en marzo participará en Dferia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos