Vudú, fantasmas, machismos y desmayos, en ‘Supervivientes’

Adrián se desmayó por el hambre que está pasando en la isla. /TELECINCO
Adrián se desmayó por el hambre que está pasando en la isla. / TELECINCO

Sofía Suescun fue la gran protagonista de la gala por sus peleas contra todos y Alejandro Albalá e Isa Pantoja preparan las maletas para irse a Honduras

JOSEBA FIESTRAS

No faltó de nada en la última gala de ‘Supervivientes’ y Sofía Suescun se ha revelado como la gran protagonista del reality, seguida de cerca por Saray Montoya. Entre ambas no dejan títere con cabeza. Aquí que se mueran de hambre, que sufran pruebas tremebundas o que les piquen los mosquitos es lo de menos, para ser un verdadero superviviente hay que aguantar carros y carretas venidos de enfados, postureo, dimes y diretes. La ganadora de Gran Hermano 16 se lleva la palma en cuanto a interés mediático se refiere. Si hace un par de días su novio, Alejandro Albalá, rompía con ella en directo, ayer la muchacha se metía en mil y un jardines enfrentándose a los de su grupo y el de enfrente. El primer misil se lo llevó Alberto Isla. «Es el perrito adiestrado de ‘Chabela’, su muñeco. No me habla porque se lo ha dicho ella», atacó. La pareja de Isa Pantoja reclamó respeto y quiso evitar provocaciones, pero la batalla no había hecho más que empezar.

Una conversación entre Sofía y María Lapiedra enervó sobremanera a Isla y compañía, que alucinaron con las palabras de las chicas. «¿Tú crees de verdad que es un mantenido?», preguntó con muy mala leche la actriz porno. Y su amiga no la dejó sin respuesta: «Pues claro, eso es una realidad», atizó. Y, atando cabos, Lapiedra siguió lapidando al personal. «Entonces Alejandro (Albalá) también lo fue, ¿no?», cuestionó con carita inocente. «Pues un poco también», contestó la camarada riéndose, para acto seguido reconocer que la hija de Isabel Pantoja le daba «penilla» porque, según sus palabras, «tiene que sentir que los chicos se acercan a ella por interés. Si lo sentimos nosotras a veces, imagínate ella… Aunque tú y yo estamos ‘buenillas’ al menos», sacudió sin piedad. Y el elegante diálogo finalizó con una 'loa al feminismo': «Bueno, dicen que es una máquina en la cama… Será con la luz apagada».

Tras el visionado de la exquisita secuencia, la palapa ardió. Isla fue el primero en reaccionar: «Qué más quisiera ella que parecerse a Isa aunque solo fuera en el dedo meñique. La educación es lo primero y eso mi novia lo ha demostrado siempre», reclamó. Jorge Javier entró entonces en escena tratando de buscar una reflexión ante la funesta charla. «Justamente en esta época en la que hay muchísimas mujeres que están luchando por evitar ese tipo de conversaciones… Como mujer, ¿no crees que está mal?», cuestionó el presentador. Y Sofía pidió disculpas, aunque no demasiado convencida.

Ya en plató, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, el conductor del programa invitó a Alejandro Albalá y a Isa Pantoja a irse a Honduras a visitar a sus respectivas parejas. Él aceptó de inmediato, la respuesta de ella se la guardaron como as en la manga hasta el debate del domingo. Por lo demás, Mayte Zaldívar fue la expulsada por la audiencia, aunque en vez de irse se quedará en El Mirador con Melissa Vargas; Saray Montoya, Raquel Mosquera, María Lapiedra y, cómo no, Sofía Suescun, son las nominadas de esta semana; Adrián Rodríguez se desmayó del hambre que está pasando, aunque fue solo un susto y el agua no llegó al río; Logan confesó que le gusta más Sofía que Romina Malaspina; y Sofía (siempre en el ‘candelabro’, como decía la otra) acusó al Maestro Joao de que va diciendo por ahí que su madre está enferma porque le ha hecho vudú; y, para acabar de rizar el rizo, la audiencia se enteró de que la joven convive con un fantasma celoso que, según sus compañeros de fatiga, duerme con ella y provoca que la muchacha hable en sueños en lenguas que no conoce. ¿Quién da más?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos