'24', un solo día para salvar al país

Kiefer Sutherland, protagonista de la serie.
Kiefer Sutherland, protagonista de la serie.

La producción protagonizada por Kiefer Sutherland ofrecía elevadas dosis de emoción y adrenalina con unos casos que debían resolverse en las 24 horas a las que se refería el título

MIKEL LABASTIDA

¿Existe alguna serie más adictiva que 'Perdidos'? Sí, y se llama '24'. Al menos así lo decía un estudio de la compañía británica Lovefilm, según el cual un 19% de los preguntados se decantaban por este título como el que más ganas de consumo le provocaba. En la lista, además de la ficción en torno al vuelo 815 de Oceanic, también aparecían 'Friends', 'Prison Break' o 'Héroes'. El motivo de que no haya señales de 'Juego de Tronos' es que la encuesta se realizó en 2009 y por aquel entonces no se había estrenado la superproducción de HBO, que a buen seguro encabezaría ahora el ranking.

Si traigo a colación este estudio pese a su escasa vigencia (después han aparecido títulos como 'Homeland' o 'The Walking Dead' que también reivindicarían su lugar en ese listado) es porque si hay un adjetivo que todo el mundo utiliza para referirse a '24' es «adictivo». Quien empezaba no podía parar. El que caía no salía. Así era esta ficción protagonizada por Kiefer Sutherland que interpretaba al agente Jack Bauer de la Unidad Contra el Terrorismo.

¿Y por qué despertaba esta sensación? Para buscar razones, se debe hacer mención a su estructura. Cada temporada se basa en una trama que acontece en las 24 horas de un mismo día. Cada episodio corresponde a una hora de ese día, y un reloj recuerda constantemente al espectador los minutos y segundos que van pasando. Eso, como mínimo, genera nervios. Luego, el concepto del tiempo es relativo y exige a quien la ve un margen amplio de permisividad. Porque hay que ver cuánto les cunde una hora a los protagonistas de esta ficción.

Para entenderlo mejor, pongamos como ejemplo el argumento de la primera temporada. Ahí va: Jack Bauer pasa una noche tranquila jugando al ajedrez con su hija Kimberly. Al rato de acabar la partida descubre que la chica se ha escapado por la ventana de su dormitorio. En ese momento lo llaman por una situación de emergencia, puesto que el senador David Palmer, candidato a la presidencia del país, corre peligro de ser asesinado en el plazo de un día. Aunque aparentemente ambos hechos -la desaparición de la cría y la amenaza al líder- no tienen nada que ver, quizá la conexión entre ambos no es descabellada. Para averiguarlo y resolverlo tendrá un día, con sus 24 horas.

Argumentos verosímiles

Pese a la complicada premisa y a las elevadas dosis de acción, '24' siempre procuró resultar lo más verosímil posible para plasmar las diferentes caras de la seguridad nacional, el espionaje y la política en Estados Unidos, apuntando a todos los sectores y a figuras clave, incluyendo al mismísimo presidente, que, en una de las temporadas, era mente pensante de un complot sin parangón.

Durante sus primeros cursos de emisión, las tramas se superaban año tras año y eso se dejaba notar en el palmarés de premios. La producción se estrenó en 2001 y aguantó ocho tandas de episodios. Aunque más tarde resucitó, pero de eso hablaremos más adelante.

Robert Cochran y Joel Surnow fueron los autores de esta idea. En su currículum contaban con otro mítico título de acción, 'Nikita', basado en la popular película francesa. Antes habían dado el callo como guionistas en series como 'Falcon Crest', 'La Ley de Los Ángeles' o 'Corrupción en Miami'. Títulos ochenteros con mayúsculas. Con '24', además de un producto de acción, construyeron un relato de las relaciones de Occidente con el resto del mundo y sobre el modus operandi de los grupos terroristas actuales.

Kiefer Sutherland se labró una interesante carrera en el cine, donde destacan títulos como 'Cuenta conmigo', 'Línea mortal', 'Tiempo de matar' o 'Algunos hombres buenos'. Y aunque nunca fue una gran estrella de Hollywood, su nombre sí estaba relacionado principalmente con la pantalla grande. Por eso sorprendió su salto a la televisión, que resultó un acierto, porque '24' le regaló fama y reconocimientos, que después no ha revalidado. En la actualidad protagoniza 'Sucesor designado', en la que encarna a un presidente de Estados Unidos casi por accidente. Y, aunque la serie intenta beber de aquella anterior (y resulta entretenida), no consigue ni su intensidad ni su espectacularidad.

'24' ha sido imitada, homenajeada y resucitada. En 2014 el drama regresó con '24: vive otro día', una miniserie de doce capítulos que contó con buena recepción del público. Este mismo año, 2017, se intentó recuperar de nuevo a través de una especie de 'remake' denominado '24: Legacy', que no logró convencer y terminó siendo cancelado. Algunos éxitos merecen morir tranquilos y que no se les revuelva en la tumba.

Fotos

Vídeos