Saray Montoya es expulsada de 'Supervivientes' por agresión

Saray Montoya/Telecinco
Saray Montoya / Telecinco

La concursante acató el castigo por la reacción desmedida que tuvo contra Romina Malaspina tras sufrir varias provocaciones

JOSEBA FIESTRAS

Lo raro es que el vidente de esta edición de 'Supervivientes', el Maestro Joao, no lo haya visto venir porque estaba más cantado que 'Paquito Chocolatero' en una boda. El domingo Saray Montoya simuló una huída argumentando que se marchaba «porque me conozco, ya he llegado a mi límite y si lo cruzo me convertiré en una barriobajera», explicó la diseñadora entonces. Lo que pasa es que 'entre bambalinas' debió reflexionar sobre la elevada multa a la que se ven sometidos los que abandonan de forma voluntaria (dicen que ronda los 30.000 euros) y cambió de idea, regresando a la isla. Desde plató, su marido ya advirtió: «Antes de coger a una por los pelos prefiere dejarlo», dijo hace menos de una semana. Y él sí fue adivino porque tal cual lo dijo, ocurrió.

Romina Malaspina está haciendo honor a su apellido y se está revelando como una estratega sombría dispuesta a todo por lograr su objetivo. «¿Qué pasa si descubrimos a la verdadera Saray?», preguntó con sonrisa malevola a Logan, que le insinuó, como quien no quiere la cosa, que si conseguía que le agrediera físicamente la organización la expulsaría, y siguió aconsejando: «Lo que más le molesta es que te burles de ella». Sentadas las bases, comenzó la batalla. Romina empezó primero con Raquel Mosquera, tratando de empujarla al abismo diciendo que su marido debía de estar en España liándose con tres mujeres. Y como la peluquera evitó en embiste, atacó a la diseñadora gitana. «Ay, que me está mirando el demonio», exclamó entre risas provocativas mirando a Saray. Y ésta, ni corta ni perezosa, se acercó amenazante para preguntarle quién era ese diablo al que se refería. «¿Por qué te acercas tanto? ¿Te gusto?», ironizó la argentina acariciándose los pechos a dos palmos de su cara.

Tanta ofensa prendió la mecha y la bomba estalló. No vimos la agresión, pero se hizo efectiva porque la medida fue la expulsión inmediata de la participante. «Me agarró del pelo, me arrastró tres metros y me molió a patadas», denunció Romina. «Eso no es cierto, están mintiendo. La descripción que haces de tu agresión no se ajusta a la realidad. Ni te arrastró tres metros ni hubo patadas. Me estás decepcionando absolutamente como concursante, jamás pensé que intentaras falsear la realidad de esta manera. Uno no puede ir a un concurso de convivencia marcándose como objetivo que le pegue una compañera», acusó el presentador muy serio. Y para Logan también hubo reprimenda: «Sinceramente, tu silencio también te hace cómplice».

Romina acabó nominada disciplinariamente, junto a Sofía y María Jesús, votadas por sus compañeros, y Fernando y Sergio, elegidos por los líderes de cada equipo. Y por lo demás, Alejandro Albalá e Isa Pantoja ya están en Honduras dispuestos a liarla parda. El primero cortó con su novia, aunque decidió pasar la noche en la isla a cambio de convertirse en concursante de la próxima edición del reality; la hija de la folclórica vivió el momento romántico de la edición cuando su chico se arrodilló y le pidió matrimonio; a Fernando le picó un escorpión en un dedo, nada grave; el Maestro Joao prometió leer los padrastros la próxima semana, parecía broma, pero cualquiera sabe; y Francisco tiene problemas con parte de su equipo por el lugar en el que orina. Vamos, un concurso para mear y no echar gota.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos