«Los niños ya llegan sabiendo guisar»

«Ya no puedo más, ¡que no me den más programas!», ironiza. / TVE
«Ya no puedo más, ¡que no me den más programas!», ironiza. / TVE

Para Eva González, esta edición de 'MasterChef Junior', el 'talent' culinario de TVE, ha sido más especial gracias a su embarazo. «Todos los días me tocaban la barriguita», confiesa

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

La Navidad en TVE no se puede entender desde hace cinco años sin la presencia de 'MasterChef Junior' en su parrilla (esta noche, a partir de las 22.05 horas). La versión del 'talent' culinario protagonizada por niños ha calado tanto entre los más pequeños de la casa que ahora llegan al programa sabiendo hasta guisar, como reconoce su presentadora, Eva González (Mairena del Alcor, Sevilla, 1980). Ella, embarazada de siete meses del que será su primer hijo, ha empatizado todavía más con los concursantes: «Nos disfrazamos, nos reímos, nos manchamos...».

- Esta edición ha sido más especial para usted.

- A mí el 'Junior' siempre me encanta grabarlo, por la naturalidad y frescura de los niños. Eso hace que nosotros también estemos más relajados, porque no se están jugando su futuro, como en la edición de adultos. Aquí nos disfrazamos, nos reímos, nos manchamos con los ingredientes... Para mí, por supuesto, ha sido una edición muy especial.

- ¿Qué le decían los niños de su embarazo?

- Todos los días me preguntaban si era niño o niña (risas), qué nombre le iba a poner, me tocaban la barriguita, le daban besitos...

- Si le sale cocinillas le apuntará a 'MasterChef', ¿no?

- De momento es el concursante más joven que ha pasado por el plató, y eso que cada vez son más pequeños.

- ¿En qué se parece María a su primo, Miguel Ángel Muñoz?

- Es un torbellino, tiene muchas ganas de aprender y una inteligencia talentosa. Pero eso también lo tienen el resto de los niños. María es como los demás.

- ¿Qué nos puede contar de Juan Antonio, el niño murciano?

- Me agota; la grabaciones son eternas con él, todo el tiempo hablando. Es maravilloso.

- ¿Los niños están cada vez más resabiados?

- No lo creo. Simplemente, son más espontáneos que los adultos. A ellos se les olvida lo que han visto antes de entrar a 'MasterChef'. El niño que tiene ahora 10 años ha visto el programa desde los 5, y lo que quiere es vivir esta aventura, no va a competir.

- Pero su nivel ha mejorado.

- En el primer 'Junior' pedíamos a los niños que hicieran un sándwich, ahora llegan sabiendo hacer guisos. Para ellos es normal hacer esferificaciones o manejar ingredientes que las personas normales no tenemos en nuestra cocina. Creo que 'MasterChef' ha hecho un gran trabajo didáctico y de formación.

«El mayor ridículo»

- Y usted, ¿sigue con la misma ilusión doce ediciones después?

- Sí, este es un programa que lo hacen sus concursantes, nuestro trabajo cambia cada vez que los nuevos aspirantes entran por la puerta, porque te provocan ilusiones nuevas cada temporada. Además, tenemos un equipo detrás ideando pruebas que es una maravilla.

- TVE prepara ahora un 'talent' de moda. ¿Le hubiera gustado presentarlo?

- Yo ya no puedo más, ¡que no me den más programas! (risas). 'Maestro de la costura' une mis dos pasiones, la moda y la televisión. El formato me gusta mucho y ojalá triunfe. Tiene una gran presentadora, que es Raquel Sánchez-Silva.

- ¿Está siguiendo 'Operación Triunfo'?

- Me está pareciendo genial. A Mireya la tuve de concursante en 'Se llama copla' (Canal Sur) y me dio mucha pena que se fuera hace dos semanas. Me gusta mucho que en la tele haya música, es gasolina para el alma, y me parece estupendo el presentador, Roberto Leal, que es de un pueblo vecino al mío. Nos tenemos mucho cariño desde hace un montón de años y creo que le ha llegado por fin su momento.

- Va a ser una de las víctimas de la gala 'Inocente, inocente'.

- Sí, y tengo que decir a mi favor que soy lista y avispada, eh, aunque en la broma que me van a gastar no lo parezca (carcajada). Cuando te das cuenta de que tienes un ramo de flores en la mano piensas que cómo has podido ser tan pava. Pero es para una buena causa, aunque sea el ridículo más importante de mi vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos