Un Mundial en carretera

Parte del equipo técnico de Mediaset, a su llegada al centro internacional de prensa de Moscú. / MEDIASET
Parte del equipo técnico de Mediaset, a su llegada al centro internacional de prensa de Moscú. / MEDIASET

El equipo de Mediaset que cubrirá los 64 partidos del torneo de Rusia, que arranca hoy en Telecinco, recorrerá más de 30.000 kilómetros a través del país

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Cinco camiones cargados de cámaras, cables, focos y mesas de control de vídeo han viajado por carretera desde Madrid a Moscú y Krasnodar, cuartel general de la selección española, en una ruta de 10 días y más de 5.000 kilómetros. En sus contenedores iban los ojos que permitirán a los espectadores españoles seguir de cerca los 64 partidos del Mundial de Rusia en abierto a través de Mediaset. Esta tarde, a partir de las 16.00 horas, arranca la competición en Telecinco con la ceremonia de apertura y el primer encuentro, entre la anfitriona y Arabia Saudí. Para ver debutar a la Roja habrá que esperar a mañana (20.00 h.).

Al frente de este operativo que recorrerá más de 30.000 kilómetros a través de la estepa rusa está el veterano Mariano García, con dos Mundiales y tres Eurocopas a sus espaldas. Él comanda un equipo de 80 profesionales (40 realizadores, productores y comentaristas; 25 técnicos y otras 15 personas entre conductores y personal de apoyo). Reconoce que el reto al que se enfrenta su equipo es «el más difícil» de su carrera.

«No solo por el tema de las distancias. En el de Brasil tuvimos facilidades por parte de las líneas aéreas, que nos ofrecían el alquiler de un 'cargo' para trasladar el material en avión. En Rusia, sin embargo, no nos han facilitado esto y tenemos que desplazarnos por carretera, con el peligro y los inconvenientes que eso conlleva. Es lo que más nos preocupa, no hemos sido capaces de contratarlo en ninguna de las agencias de viajes profesionales con las que solemos trabajar», confiesa a este periódico.

Nueve cámaras españolas enriquecerán la realización ofrecida por la FIFA

Por ejemplo, España jugará su segundo partido contra Irán en Kazan. Para cubrirlo, las unidades móviles, con base en Krasnodar, tendrán que recorrer una distancia de 1.780 kilómetros, es decir, 23 horas por autopista y carreteras secundarias.

En vista del inabarcable territorio ruso, contarán con tres unidades móviles itinerantes. «Seguirán a la selección española en los estadios de fútbol. Haremos nuestra propia personalización, con nueve cámaras que enriquecerán la realización de la FIFA, que es la que lo produce. Pero nosotros con este montaje podemos hacer un previo, un postpartido con entrevistas y durante el partido podemos tomar planos que interesen al espectador español pero no estén contemplados por la FIFA, como personajes públicos españoles en la grada, planos del entrenador o de algún jugador en concreto».

Manuales traducidos al ruso

Como si de una película de espías se tratase, el equipo de Mediaset, al igual que los del resto de cadenas extranjeras, ha tenido que traducir los manuales de las cámaras y de todo el equipamiento al ruso, condición indispensable para que los agentes de aduanas dejaran pasar todo el material por la frontera. «Y esto no ha hecho más que empezar. Andan con mucho miedo, parece que todo el que entra es el enemigo y nos han registrado todo. Deberían hacernos la vida más fácil si realmente quieren proyectar una imagen de país moderno», señala García.

El éxito de nuestra selección se reflejará en los cuentakilómetros de sus camiones. Aunque habrá un equipo que, pase lo que pase, permanecerá hasta el 15 de julio en Moscú, el día de la final, siguiendo el torneo desde el centro internacional de prensa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos