Las líneas rojas del plató

Emisión de un fragmento del polémico vídeo de 'La Manada' en el programa 'Detrás de la verdad'. / R. C.
Emisión de un fragmento del polémico vídeo de 'La Manada' en el programa 'Detrás de la verdad'. / R. C.

Injurias, abusos, manipulación... En televisión no solo se multa por emitir más anuncios de la cuenta o saltarse la Ley del Menor. Algunos casos han trascendido la pequeña pantalla

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

En televisión no solo los villanos de las series policiacas actúan fuera de la legalidad. Además de saltarse la Ley Audiovisual por emitir más anuncios de la cuenta o no respetar el horario de especial protección para la infancia, cuya multa puede alcanzar los 600.000 euros, en los platós, a veces, también se comenten delitos más mundanos. 'Gran Hermano' se vio involucrado hace dos semanas en un posible caso de «abuso sexual» que afectó a una de sus concursantes, Carlota. Sin embargo, pese a que los responsables del programa pusieron los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, la investigación no siguió adelante al no haber denuncia de la supuesta víctima.

Aunque el caso más reciente es el del programa de sucesos de la cadena Trece 'Detrás de la verdad', que presentaban Patricia Betancourt y Ricardo Altabe. Durante uno de sus reportajes sobre 'La Manada', el grupo que está siendo juzgado por un presunto delito de violación en los Sanfermines de 2016, describieron con pelos y señales el informe del perito judicial sobre lo que se veía en el ya famoso vídeo que los acusados hicieron la noche de los hechos, además de emitir algunos fragmentos de la grabación.

La cadena, propiedad de la Conferencia Episcopal, no esperó para tomar medidas y canceló fulminantemente el programa el pasado fin de semana, debido a las críticas que inundaron las redes sociales. Pese a las disculpas de ambos presentadores «a quienes se sintieron molestos u ofendidos», la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha iniciado una investigación de oficio y les ha expedientado.

En ocasiones los jueces han ordenado leer sus sentencias en directo

En televisión, los delitos más comunes son contra el honor, la intimidad o el de injurias. En la mayoría de los casos, los jueces que han condenado a los autores lo han hecho aplicando multas y, a veces, obligando a leer la sentencia durante la emisión del programa donde se perpetraron. Ese fue el caso que afectó a Intereconomía en junio de 2010 cuando uno de sus tertulianos, Eduardo García, llamó «zorra repugnante» y «guarra» a la entonces consejera de Salud de la Generalitat catalana, la socialista Marina Geli. Los adjetivos le salieron al canal por 18.000 euros de indemnización y el mal trago de leer el papel de la condena en directo.

Algo parecido, aunque no tan grosero, le ocurrió a Alfredo Urdaci en su etapa como director de Informativos de RTVE. El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) denunció la cobertura que realizó la cadena pública de la huelga general de 2002 y la Audiencia Nacional le dio la razón. Urdaci tuvo que leer la condena dentro de los quince primeros minutos del Telediario, que son los de mayor importancia, aunque lo hizo de un modo peculiar: «La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ha estimado favorablemente la demanda interpuesta por el sindicato 'ce-ce-o-o' contra Radiotelevisión Española por vulneración de los derechos fundamentales de huelga». La descripción literal de las siglas irritó a muchos espectadores.

Quemar la Constitución

Nada más gráfico que la 'performance' que montó la periodista Empar Moliner en abril del año pasado en el matinal de la cadena pública catalana 'Els Matins'. La presentadora apareció con una hoguera en mitad del plató y quemó la Constitución española. «Si calentarse en invierno es inconstitucional, los catalanes pobres tendrán que calentarse con cualquier libro a modo de estufa». Así justificó el acto 'reivindicativo'. Aunque el caso levantó polémica y fue llevado a juicio, el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) no le abrió expediente, al considerar que «ejercía una crítica satírica, dentro de la libertad de expresión». Mismo argumento con el que fueron absueltos Dani Mateo y el Gran Wyoming cuando un juez de Madrid archivó el pasado 8 de noviembre la querella que pesaba contra ellos por un chiste sobre el Valle de los Caídos durante 'El Intermedio' (La Sexta).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos