Fernando Guallar: «Imanol Arias me imponía mucho»

El nuevo galán de 'Velvet Colección' se llama Fernando Guallar. Llega para ocupar el hueco que deja libre Miguel Ángel Silvestre en la nueva etapa de la serie en Movistar+. «Es un antihéroe»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Ninguna serie de época puede estar exenta de un galán. En la nueva etapa de 'Velvet Colección' en Movistar+ (se estrena el próximo 22 de septiembre), ese papel le ha tocado al actor cordobés Fernando Guallar, Sergio Godó en la ficción, que viene a llenar el hueco que dejó libre Miguel Ángel Silvestre. Él prefiere no compararse, aunque deja bien claro la receta para seducirle: «Con mucha paz».

- Dicen que es el nuevo galán de la serie.

- Pero el público no lo va a ver entrar de la manera que lo haría un galán y eso es muy interesante. Es verdad que Sergio viene a ocupar ese hueco que dejó el personaje de Miguel Ángel Silvestre, pero es el antihéroe, no se va a conocer verdaderamente hasta más adelante. Él está perdido desde el minuto uno y se tendrá que ir encontrando.

- ¿En qué tramas le veremos?

- Sobre todo él va a estar relacionado con la familia Godó, la de los empresarios que vienen a invertir en las galerías. La familia está un poco rota y cada uno de sus miembros tendrá distintos roles. Su punto de apoyo será Clara, el personaje de Marta Hazas.

- Entonces Imanol Arias será su padre...

- ¡Y el primer día me imponía muchísimo! No te voy a engañar. Pero voy aprendiendo del oficio gracias a él, sobre todo a cómo funciona esto. Ten en cuenta de que este es mi primer papel protagonista, yo venía de 'Amar es para siempre', donde hacía un papel secundario muy cómodo. Imanol siempre me ha ayudado con eso, no solo a nivel interpretativo, también como persona. Es muy generoso.

- ¿Cómo se ve con la moda de los 70?

- Aquí me visten bastante clásico, que es un estilo que no suele cambiar mucho, así que me gustaría que también se viera a un Sergio más de estar por casa. Creo que es más desenfadado pero tiene la obligación de vestir así porque se desenvuelve en el mundo empresarial de la alta sociedad catalana. Es curioso, porque en 'Amar es para siempre' estábamos en el mismo año que en 'Velvet', pero todo era distinto allí.

-¿Le gustan las series de época?

- Sí, pero me apetece hacer algo más actual en un futuro.

Terminar arquitectura

- Usted también ha trabajado como modelo.

- Sí, pero para la moda soy un desastre, creo que he sido el peor modelo de España (risas). Empecé a estudiar arquitectura y ya en el primer año de carrera me puse a poner copas y a trabajar como azafato, y a través de esa agencia me contrataron para modelo. Al principio acepté porque eran unos ingresos fáciles, pero no me seducía mucho. Cuando supuso perder clase tuve que decidir dejarlo. No me considero modelo, la verdad.

- ¿Qué ganará, la arquitectura o la interpretación?

- Este verano me tocó defender el proyecto de fin de carrera porque me propuse que iba a terminar arquitectura. Pero gana la interpretación.

«Para la moda soy un desastre, creo que he sido el peor modelo de España»

- ¿Está preparado para el fenómeno fan?

- No lo estoy y creo que voy a tener que pasar por un proceso de adaptación a eso. Miedo no me da, pero sí asusta un poquito. La tele supone una exposición brutal y soy bastante celoso de mi vida privada, aunque hay que saber gestionarlo y disfrutarlo. Tengo que respetarlo porque yo también he sido fan.

- ¿Cómo se conquista a un galán?

- Con mucha paz. Dentro de la vida caótica que llevo desde hace un año y medio, es lo que más me seduce.

Fotos

Vídeos