Arturo Valls: «Me gustaría cambiarme por Matías Prats»

Arturo Valls: «Me gustaría cambiarme por Matías Prats»

Cumple 20 años de su debut en la televisión nacional con 'Caiga quien caiga'. Un verbo que ahora conjuga de manera distinta en 'Ahora Caigo', el concurso diario de Antena 3

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Arturo Valls (Valencia, 1975) no es nuevo en este negocio. El presentador valenciano acaba de cumplir veinte años de su estreno en la televisión nacional desde su debut como reportero en 'Caiga quien caiga' (Telecinco). Los siete últimos se los ha pasado entre las trampillas de 'Ahora Caigo' (Antena 3, de lunes a viernes, a partir de las 19.00 horas), un concurso que se encuentra en buen momento de forma y que marcó en febrero su mejor mes de audiencia del último lustro: 1,8 millones de espectadores y el 15,4% de 'share'.

- Han logrado superar a todo un 'Sálvame' en febrero.

- Nos ha hecho mucha ilusión. Pero, con el tiempo que lleva uno en la tele, se aprende a relativizar estos datos de audiencia; ni eres mejor cuando lideras ni eres peor cuando no, porque no depende del formato. Ahora bien, es muy satisfactorio que después de siete años el público siga apostando por 'Ahora Caigo'.

- La labor de los guionistas debe de ser básica, ¿no?

- Por supuesto. Tenemos un equipo de guion que cada día imagina estas situaciones, las bromas, los chistes... Así me pasa que luego la gente me pide chistes por la calle, y yo lo único que hago es interpretarlos (risas). Es fundamental reinventarse cuando se está en un programa diario que tiene una mecánica muy cerrada.

- Mucha gente piensa que usted es una máquina de chistes.

- Sí, muchos lo piensan. Los días en los que uno está más triste, o resfriado, hay que salir al plató también, pero es adrenalina pura. Ese primer aplauso del público te sitúa en un sitio del que no te puedes bajar. Mucha gente me cuenta que sale a pasear por las tardes pero regresa siempre para vernos, no podemos defraudar, hay que estar a la altura.

- Esta semana dedican un monográfico a diferentes profesiones. ¿Quiénes son mejores?

- Bueno, hay muchos tópicos y hay que tirar de ellos para que el público se sienta identificado. Luego, cuando rascas, te das cuenta de que hay bailarines que son inteligentísimos y científicos que se han sacado la carrera de aquella manera. Hay que hacer humor y tirar de eso.

- Hace dos semanas tuvo que acompañar al baño a un concursante.

- Siempre tenemos un esqueleto en el programa, con apuntes de cosas que podemos contar si tenemos a un bombero o a un tío que cría pollos. A partir de esa base, improvisamos. En este caso, el tío se estaba meando (risas) y no tuve más remedio que acompañarle. Son situaciones que provocan mucha frescura.

- ¿Es difícil no encariñarse con los concursantes?

- Esto es como los médicos, que no les queda otra que tratar de no personalizar cada caso. Alguno hay que te da pena cuando se precipita por la trampilla, o incluso rabia si te cae mal, aunque estos son los menos. En los más de mil programas que llevamos hemos podido tener alrededor de 10.000 concursantes, resulta imposible acordarse de todos.

Bendita «inconsciencia»

- Pero su personaje es medio malvado...

- Exacto, hay que jugar a que no te da pena, que no te encariñas.

- ¿Con qué compañero de cadena le gustaría cambiarse por un día?

- Yo empecé haciendo informativos, lo que pasa es que los directivos de la cadena local en la que trabajaba se dieron cuenta rápidamente de que no tenía credibilidad. Por eso me encantaría cambiarme con Matías Prats, imagínatelo haciendo 'Ahora Caigo' y soltando sus chascarrillos, o yo presentando el telediario. Sería mítico.

- Se cumplen dos décadas de su debut en televisión nacional.

- Qué fuerte, no me lo había planteado. Si pudiera hablar con ese chaval de veinte añitos creo que no le aconsejaría nada, le diría que le ha ido bien. La inconsciencia con la que he hecho todo creo que me ha ayudado a durar veinte años a buen nivel. Estoy a punto de estrenar 'Ninja Warriors', haciendo buenos datos con 'Ahora Caigo'... El hecho de no tener prejuicios y no plantearte si lo que estás haciendo es un formato menor o no es bueno. A mí nunca se me han caído los anillos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos