«Quien gana 'OT' no es el que mejor canta»

«Quien gana 'OT' no es el que mejor canta»

Roberto Leal debutó la semana pasada como presentador del 'talent show' de TVE. El reto es llevar el timón de un formato que fue mítico en su día. «Cualquiera estaría nervioso en mi lugar»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

A Roberto Leal (Alcalá de Guadaria, Sevilla, 1979) se le notó algo nervioso el lunes pasado en su debut como presentador de 'Operación Triunfo' (esta noche, a partir de las 22.30 horas), justo el día en que el 'talent show' regresaba a TVE dieciséis años después de su estreno. «Cuanto antes te quites de ahí el palito..., mejor», le recomendó Rosa, ganadora de la primera edición, cuando subió al escenario para reencontrarse con el concurso que le dio fama. Era algo natural después del interés despertado. A Leal le quedan ahora tres meses por delante en los que compaginará la conducción del formato con la presentación de 'España directo', donde sigue al pie del cañón.

- ¿Ya nota la presión de presentar este programa?

- Si pensara en todo lo que se está formando alrededor de esto, no viviría. Salgo a las galas sabiendo que es una gran responsabilidad, con muchísimo respeto, pero a pasármelo bien. Cualquiera estaría nervioso en mi lugar.

- ¿Usted fue de los que se tragó la primera edición de 'OT'?

- Sí, eso no fue un programa de tele, fue un fenómeno social. Lo veía en Alcalá de Guadaira con mi madre y lo último que me hubiera imaginado entonces es que lo fuera a acabar presentando yo. Recuerdo imágenes de estar cenando con ella y comentar la jugada, le tengo mucho cariño a esa época. Además, mi madre estaba a mi lado cuando me dieron la noticia de que era el nuevo presentador. Le dije: '¿te acuerdas de cuando tenía 22 años y lo veíamos juntos?'. Ella se puso más nerviosa que yo.

- ¿Se le da bien cantar?

- Yo canto fatal, aunque aquella vez me planteé presentarme al 'casting' (risas), pero no lo hice. Al final he acabado viviendo el proceso de selección desde el punto de vista del presentador, que no está nada mal. En mi familia solo tenemos una persona que cante bien, un tío mío que canta sevillanas en bodas y bautizos. Él se quedó todo el talento, porque mi hermana canta peor que yo.

- ¿De los tres presentadores anteriores, quién le gustaba más?

- Sería feo decantarme por alguno, son compañeros. Cada uno tuvo su impronta. Carlos Lozano hizo el formato suyo, porque a él le tocó debutar cuando nadie sabía lo que era 'Operación Triunfo'. Luego vino Jesús Vázquez, que es un grandísimo presentador, que todo lo que hace lo hace perfecto. Y Pilar Rubio, a la que siempre se le achaca que la suya no fue la mejor edición, pero se juntan muchas cosas para que algo funcione o no en televisión, y en aquella ocasión la culpa no fue de ella. Yo intentaré dejar el pabellón bien alto, como ellos.

- ¿Cuál era su concursante favorito entonces?

- Me encantaban Bisbal y Chenoa, a Rosa también la sentía muy mía, porque es de pueblo, como yo. Con quien he mantenido una buena relación ha sido con Manu Tenorio.

- ¿Ellos son irrepetibles?

- Bisbal solo hay uno, pero el éxito que ellos tuvieron sí que es repetible. Vivimos otra época y lo que pasa es que no podemos pedir un 68% de 'share' para esta edición.

- ¿Y qué opina de los 'triunfitos' actuales?

- Son muy potentes y tienen carisma. Me sigue impresionando que chavales de dieciocho años, como hay algunos, tengan tanta seguridad al pisar el escenario, porque cantar, cantan bien, como es obvio. Ya quisiera yo esa seguridad para mí.

- ¿Qué le parece que no haya personas de más de 35 años?

- También eran jóvenes los de la primera edición, lo que pasa es que ahora nosotros no nos acordamos y tenemos otra edad.

- ¿Qué debe tener un concursante diez?

- Es importante que tengan humildad, porque muchos saben cantar pero aquí vienen a aprender; paciencia, porque les van a dar mucha caña; y sobre todo carisma, algo que los diferencie. Grandes voces hay muchas, pero luego quien gana 'OT' no es el que canta mejor, sino el que traspasa la pantalla. Por cierto, con los presentadores pasa lo mismo.

Una panadería bajo el brazo

- Por su carácter, ¿le preocupa empatizar demasiado con ellos?

- De eso ya me han avisado. Trataré de que no se me note demasiado, porque tengo mucha empatía con la gente y me emociono muy fácilmente. No digo que me vayáis a ver llorar, intentaré aguantarme, como cada vez que veo 'Toy Story', pero lo que no voy a hacer es engañar a nadie.

- ¿A quién le gustaría ver en la cuarta silla del jurado, la rotatoria?

- Me encantaría ver a gente que ha concursado antes. La audiencia está esperando que pase gente que ha triunfado en 'Operación Triunfo', y luego artistas, yo que sé..., yo soy fan de Vanesa Martín, Pablo Alborán... Referencias para muchos chavales en nuestro país.

- ¿Quiénes son sus referentes como presentador?

- Me gusta lo que hace Carlos Sobera; es un todoterreno, además de una persona amable y educada. Tiene la capacidad de ser irónico en un momento y pasar a la risa o a la seriedad al siguiente. También me encanta Jesús Vázquez. Y te voy a contar una primicia: cuando yo tenía doce años, él me entrevistó en 'Hablando se entiende la basca' (Telecinco).

- Va a estar tres meses librando solo los sábados...

- Dicen que sarna con gusto no pica... Me tendré que preparar físicamente. La suerte que tengo es que mi mujer es de Barcelona y voy a tenerla a ella y a mi niña muy cerquita.

- Le ha traído suerte su hija Lola.

- (Sonríe) Siempre digo que no me ha traído un pan debajo del brazo, sino una panadería.

Fotos

Vídeos