«Al Rey le agradan mis imitaciones»

Mota, en la piel de Rajoy en uno de los gags del especial que TVE emitirá en Nochevieja. / TVE
Mota, en la piel de Rajoy en uno de los gags del especial que TVE emitirá en Nochevieja. / TVE

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

A la Nochevieja de TVE se le podría llamar la 'Josevieja'. Desde hace dieciocho años el humorista José Mota (Montiel, Ciudad Real, 1965) es fiel a su cita con la cadena pública antes de las campanadas. En esta ocasión espera repetir el éxito del año pasado, cuando congregó a cuatro millones de espectadores (el 36,4% de 'share') delante del televisor, con 'Bienvenido mister Wan-Da'. Se meterá en la piel de Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera para conseguir el favor de un empresario chino que llega a España para hacer fortuna. «Es un homenaje al poderío que tienen los chinos».

- Vuelve la 'Josevieja'...

- Es mi decimoctavo especial de Nochevieja, contando con los de 'Cruz y Raya'. ¡Madre del amor hermoso! Creo que este no va a ser un especial más, la trama está más elaborada que la del año pasado, hay un trabajo importante de todos los compañeros. Han participado gente como Javier Gutiérrez, Garbiñe Muguruza... Con ella jugué una partida de tenis y le gané, aunque seguramente fue porque se apiadó de mí.

- ¿Lo hizo de verdad o para el programa?

- De verdad, de verdad. Ella es majísima, me pareció una persona encantadora e hicimos un 'sketch' de compromiso social muy bonito.

- El otro día se reunió con el Rey, ¿le dijo algo por las imitaciones?

- Me invitó a un almuerzo con el presidente de Ecuador, que ha confesado ser seguidor mío. El Rey es una persona con mucho sentido del humor, me comentó que le agradan mucho las imitaciones. No me extendí mucho hablando con él porque tiene la agenda superpillada, pero es muy agradable, la Reina también.

- ¿Cómo les va a sentar esto a los chinos que vivan en España?

- Espero que muy bien, es un homenaje constante al poderío que tienen, al progreso de su país.

- El asunto catalán también ha dado que hablar.

- Hay que tocar todo lo que pasa y el tema catalán es un hecho. Obviarlo sería absurdo. Luego cada uno tiene sus parámetros y su percepción de las cosas y lo hace de la manera que piensa que debe hacerlo.

- ¿Cuánto tiempo le ha llevado prepararlo?

- Unos seis meses, muchísimo tiempo. Tengo el reto de plantear un programa distinto de año en año y en esta ocasión, 2017 ha sido muy jugoso. Esto más que un programa especial es una película. Además hemos 'reliado' aún más el argumento, yo interpreto a la vez a cinco personajes que están hablando entre ellos a la vez... Y eso lleva tela para hacerlo verdad, para que no parezca ortopédico. La historia arranca cuando me sacan de la cárcel por el especial del año pasado, estaba en prisión como Rambo por suplantar a políticos.

- ¿Qué le dicen los políticos a los que imita?

- Suele ser de su agrado. No trato de hablar nunca de cuestiones personales de nadie porque no tengo derecho a hacerlo. Siempre hago una valoración de los desempeños o de la vida pública de alguien, tampoco hay razones para que nadie se deba sentir ofendido. Tan importante es el qué como el cómo, porque tú puedes hacer una crítica durísima de algo pero golpeando con guante de terciopelo. Gila, un poeta del humor, hacía críticas brutales, hablaba de la guerra, pero el humor volaba por encima de todo lo que tocaba.

«Mucho por aprender»

- ¿Es un actor de método o tiene su propio método?

- Soy un actor que está en proceso de aprendizaje, aprendiendo de los compañeros y sorprendiéndome de ellos. Cada uno tenemos nuestro librillo pequeño pero hay maestros de la interpretación. Cuando empecé tuve la suerte de ir a las clases de Cristina Rota, de quién me empapé lo que pude. Me queda mucho por aprender.

- ¿Qué nos puede contar de su próximo programa en TVE?

- Van a ser solo seis programas temáticos, nada más. Abordaremos temas como angustias, fobias... Ese tipo.

- Por cierto, en 2018 vuelve a estar nominado a los Goya por 'Abracadabra'.

- Estoy tremendamente feliz, más que con la primera nominación ('La chispa de la vida', 2012). Voy a intentar disfrutarlo desde la tranquilidad y la serenidad, si no me lo dan ha sido un sueño estar nominado junto a otros actores tan talentosos y si me lo dan... Ni te cuento.

- ¿Se imaginaba esto hace unos años?

- Son cosas que te desbordan, de lo más bonito que me ha pasado en mi profesión. La noche de la gala se vive de forma nerviosa de todas formas.

- ¿Prefiere ahora papeles dramáticos?

- Me apetece cualquier cosa que me guste. Desde luego los papeles que mueven comedia y emotividad a la vez son maravillosos. Pero si hay un papel dramático en el que ves que encajas no lo rechazo, ni significaría que fuera a abandonar la comedia. La comedia es un género complicado y nunca entendí por qué está más denostada que el drama.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos