Diario Vasco

Yolanda Alzola: «Cuando nos veíamos apenas hablábamos de la enfermedad»

fotogalería

Yolanda Alzola y Txetxu Ugalde, cuando presentaban juuntos el magacine de ETB 'Lo que faltaba'.

  • La presentadora recuerda a su inseparable 'partenaire' en las tardes de ETB, con quien siguió la amistad fuera. Tanto es así que hablaron en Nochebuena. «Yo a Txetxu le conocía de verle por la tele dando el tiempo pero enseguida nos dimos cuenta de que nos reíamos con las mismas cosas»

Aquella suerte de extraña pareja acompañó a los telespectadores de ETB durante siete años (1997-2004). Txetxu Ugalde y Yolanda Alzola hicieron tándem en 'Lo que faltaba' en los complicados finales de los 90, con las privadas compitiendo por las tardes con los potentes programas del corazón. Y aquel trabajo no solo generó afición -«fui feliz, disfrutamos muchísimo», cuenta la presentadora-, también forjó una relación entre ambos que empezó en la televisión y continuaba cuando se apagaban los focos.

En la calle, y más de una vez en el jardín de la casa de Bakio donde vivía Txetxu y donde se veían a veces, si el tiempo acompañaba. De hecho, Yolanda le llamó hace tres días porque pensaba visitarle aprovechando este comienzo de año frío pero soleado. «No me cogió el teléfono, pero tampoco le di más importancia. Habíamos hablado en Nochebuena».

«Nos conocimos allí. Yo venía del mundo de la publicidad y solo conocía a Txetxu de verle presentar el tiempo, pero enseguida nos dimos cuenta de que nos reíamos con las mismas cosas. Siempre decíamos que íbamos en el mismo barco, era una frase que repetíamos mucho. Aunque a veces también nos enfadábamos, ¿eh? Él era muy futbolero y yo nada. A mí, sin embargo, me encanta el arte y él me miraba con una cara, como diciendo: '¡Por favor...!».

Se acuerda Yolanda del programa mil que celebraron juntos en el Teatro Arriaga, de la inauguración del Museo Guggenheim y del Palacio Euskalduna, «cuando Bilbao ya empezaba a ser una ciudad de referencia», de la caída de las Torres Gemelas, que les pilló emitiendo desde el monte Igeldo porque les estaban cambiando el decorado del plató... Y todo eso lo contaron en directo, ella apoyándose en él, y viceversa. «Era un programa que empezó con media ahora porque no se apostaba por él y acabamos haciendo casi cuatro horas en directo. Lo hacíamos casi sin pautas, a lo loco. Fueron años verdaderamente buenos».

Una mañana de surf

Que acabaron estrenado ya el nuevo milenio, que les separó profesionalmente. Él se embarcó en el proyecto de Bilbovisión y ella en 'Decogarden'. Pero solo eso. «Cada tres meses más o menos nos veíamos, siempre hemos mantenido la relación».

Un día Txetxu le contó a Yolanda lo de su enfermedad. «Le veías que poco a poco iba bajando, pero cuando estábamos juntos apenas hablábamos de ello, nos entreteníamos con otras cosas». Charlaban de los viejos tiempos, o de los nuevos, de los niños... «Mis hijos tenían ilusión por aprender a surfear y como a los suyos les ha gustado también el surf Txetxu nos dejó un día la tabla». Ya estaba Yolanda pensando en la próxima vez que se iban a ver. Habría sido pronto, este mismo mes, porque ella quería acercarse a Bakio una mañana. «Me gusta hablar de él porque solo puedo decir cosas buenas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate