Diario Vasco

Jon Sistiaga: «'Tabú' es un programa difícil de ver»

Jon Sistiaga, durante uno de sus reportajes.
Jon Sistiaga, durante uno de sus reportajes.
  • El periodista ha vuelto a la carga con sus reportajes de temas comprometidos para el canal #0, de Movistar+. «Se puede hablar de todo desde el respeto»

A lo largo de su carrera ha estado frente a asesinos, terroristas y yihadistas, sin embargo cuando Jon Sistiaga (Irún, 1967) entrevistó a Alfredo Garavito, el mayor homicida en serie de niños de la historia, pensó que «nunca había estado delante de un tío al que considero el mal absoluto». Se trata del primero de los episodios de 'Tabú', la nueva serie documental del canal #0 de Movistar+, que se podrá volver a ver esta noche a las 22.00 horas y que también está disponible en Yomvi para su visionado a la carta.

- ¿Por qué existen temas tabú?

- Creo que por la autocensura de los periodistas y por la sociedad, que consciente e inconscientemente han relegado al desván ciertos temas que son muy cercanos pero que por alguna razón no queremos hablar de ellos porque nos producen desasosiego. Dicho esto, es verdad que en algunos momentos esa autocensura ha ayudado a solucionar problemas que eran acuciantes. Pero se puede y se debe hablar de todo siempre que se haga desde el respeto.

- No quería que fuera un programa fácil de ver...

- Creo que 'Tabú' es un programa difícil de ver y de asumir, sus primeras cuatro entregas hablan de los abusos sexuales a menores. Genera tensión, a veces desasosiego, incluso incomprensión, pero son temas que ocurren constantemente. En la ficción se han tratado estos temas porque el espectador acepta ver una película sobre maltratos, suicidios, terrorismo... Nosotros pretendemos tratar estos temas para que el espectador comprenda, que no asuma, esta realidad.

- ¿Se puede llegar a empatizar con un asesino?

- La empatía es un recurso que debemos tener los periodistas porque es una herramienta para conseguir que el que tienes delante se abra, pero no tengo ninguna simpatía por gente como Alfredo Garavito. El objetivo de la empatía es que este no se marche a la segunda pregunta. Cuando hablo de esto me refiero a que un asesino en serie crea que le comprendes, a apelar a su narcisismo. Eso es empatía profesional.

- ¿No le tiemblan las piernas?

- Me siento capacitado por mi trayectoria profesional y personal para sentarme delante de determinadas personas y que no me tiemblen las piernas, eso no quiere decir que no me esté emocionando o, incluso con Garavito, acojonando. He estado delante de asesinos, yihadistas, paramilitares... Pero nunca había estado delante de un tío al que considero el mal absoluto, que haya hecho eso con niños por puro placer.

- Dice Arturo Pérez-Reverte que nos estamos ablandando con las imágenes duras...

- El espectador entiende que no es necesaria una imagen truculenta para demostrar que en un bombardeo en Alepo han muerto 27 menores en un hospital. Esto lo puedo contar con una imagen de camas rotas o, por el contrario, con los cuerpos de los niños, ¿aportaría esto más? Yo creo que no. En internet esas imágenes están disponibles, cualquiera que quiera las puede buscar. Si para contar una noticia puedo ahorrarme imágenes de tripas fuera me las ahorro, ya la contaré con mi cara lívida.

- ¿Para usted hay algún tema tabú?

- Creo que no. En estos momentos de mi vida tengo la madurez profesional para hablar de cualquier tema, siempre que se haga de manera honesta se debe hablar de todo. No sé cuáles serán los temas tabú dentro de cinco años, pero hay muchos temas que antes lo eran y ya no lo son, como el terrorismo de ETA. Era impensable que se hiciera humor sobre eso hasta que lo hicieron en 'Vaya semanita' (ETB). Esa es la idea que subyace dentro de este programa.