«Los títeres son considerados un arte menor»

El titiritero barcelonés inauguró Titirijai con su obra 'Identitats', y ofrecerá este sábado un espectáculo callejero./IÑIGO ROYO
El titiritero barcelonés inauguró Titirijai con su obra 'Identitats', y ofrecerá este sábado un espectáculo callejero. / IÑIGO ROYO

Carles Cañellas, uno de los marionetistas de hilo más hábiles de Europa, critica la falta de mercado en España y felicita la labor de los festivales

IDOIA DÁVILA UZKUDUNTOLOSA.

Carles Cañellas trabajaba en el taller de herrería de su padre en el barrio barcelonés de Gracia cuando lo dejó todo por las marionetas. Corría el año 76, y Cañellas caminaba por las Ramblas cuando vio a un hombre llamado Pepe Otal que «hipnotizaba» a los paseantes con sus títeres. «Fue un flechazo» y lo dejó todo de lado para irse con el hombre que le enseñaría todo lo necesario para convertirse después en uno de los más hábiles marionetistas europeos.

En sus ya más de 40 años de experiencia con las marionetas Cañellas ha utilizado todas las técnicas existentes, a excepción del guante. Sin embargo, su especialidad es el hilo, y afirma que es su favorita porque «el tipo de movimiento es el más cercano al teatro de actor». De todas maneras, las marionetas van más allá porque «ya son el personaje en sí mismos y no tienen que actuar, es mágico».

El artista barcelonés se interesó por los títeres porque aunaba todos los intereses que él tenía en el momento, tanto las artes plásticas como las artes escénicas -Cañellas estudiaba escultura y trabajaba además como actor de teatro-. Pero su «parte artística» la desarrolló en el taller de su padre, donde trabajó desde los 13 años, y gracias al cual absorbió conocimientos mecánicos que después le serían útiles en la creación de marionetas.

Sus primeros títeres estaban hechos de alambre, lo que le ayudó a desarrollar una técnica más ligera que le permitiría manejar los muñecos a brazo alzado, pudiendo así trabajar con títeres más grandes. También hacía más fáciles los espectáculos callejeros.

Perseguir la normalización

Sin saberlo, Cañellas dejó parte de este legado en Italia, donde los jóvenes marionetistas de hilo están siguiendo sus pasos. En los 80, época en la que el barcelonés vivió allí, esta técnica estaba «prácticamente desaparecida» a pesar de que el teatro de marionetas gozaba de buena salud en el país. Cañellas afirma que «aquello era el paraíso», y aprendió mucho de aquella etapa, ya que él venía de la «pobreza artística» que se vivía en España.

Programación

Leidor, 11
00 horas. Espectáculo infantil 'El hombre de la lluvia', de la mano de Michele Cafaggi, dirigido a escolares.
Topic, 11
00 horas. Espectáculo infantil 'Nymio', de la compañía Zero en Conducta, dirigido a escolares.
Topic, 22
00 horas. Sesión dirigida a adultos de la obra 'El Sillón', de la mano de la compañía Winged Cranes.

Las cosas han mejorado en España con respecto a los espectáculos de títeres, pero a Cañellas todavía se le «cae la baba» con los proyectos que se llevan a cabo en otros países con mayor compromiso cultural: «Pirineos arriba la situación es mejor, y en España no hay mercado». Cañellas ha trabajado mucho internacionalmente, y asegura que «estamos a mucha distancia».

«Las marionetas siguen considerándose un arte menor dirigido a un público infantil», lamenta Cañellas, y opina que hay que perseguir la normalización de esta disciplina como arte escénica de rigor, y «esa es precisamente la labor de los festivales»: «Los programadores no tienen que llenar las salas, sino viajar, conocer y seleccionar para ofrecer una programación interesante, y Titirijai tiene todo eso», añade Cañellas. Otros festivales no lo consiguen, ya que es necesario «tener claros los objetivos y la línea de contenidos, que sea una fiesta tanto para espectadores como para profesionales».

El Topic de Tolosa también es un ejemplo a seguir para el barcelonés, ya que opina que en las artes escénicas habría que programar marionetas con asiduidad, y no sólo en festivales, si no se desea que los títeres queden relegados. También destaca la importancia de crear secciones para adultos en los festivales «para que el público vea que éste es un arte transversal, que hay un espectáculo para cada público y para cada momento».

El festival de Tolosa inauguró su 35 edición precisamente con una obra de Cañellas dirigida al público adulto, 'Identitats'. En ella, el marionetista resume todo lo que ha aprendido en sus 40 años de trayectoria y cautiva al público sin usar una sola palabra, utilizando solamente una marioneta sin cara.

A Cañellas todavía le queda una cita en el Titirijai; este sábado a las 12.30 ofrecerá en la Plaza Nueva de Tolosa el espectáculo 'Solistas'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos