El talento precoz de Sara Zozaya

Sara Zozaya. /SARA SANTOS
Sara Zozaya. / SARA SANTOS

El indie-folk de la donostiarra abre hoy el concierto de Rafael Berrio en Convent Garden

JUAN G. ANDRÉS SAN SEBASTIÁN.

«Quien no conozca todavía a Sara Zozaya en escena va a experimentar el gran descubrimiento. Palabrita de honor». El mensaje lo ha escrito en su perfil de Facebook Rafael Berrio, que hoy actuará en solitario en la cripta de Convent Garden. Hace unos meses se topó con la joven donostiarra teloneando a Ángel Stanich en el Dabadaba, y le gustó tanto que le ofreció abrir la doble cita que comenzará esta noche a las 19.30 horas.

Zozaya tiene 21 años pero lleva media vida en la música. Empezó a tocar el acordeón en el conservatorio e incluso terminó el grado profesional de este instrumento que le sirvió de «aprendizaje» y para saber «qué es el sacrificio». Sin embargo, hace sólo unos días vendió su acordeón porque hace tiempo que la guitarra, el teclado y la voz son los mejores vehículos para expresarse de manera «más personal y liberadora».

Participó en varios coros, incluido el Orfeoi Txiki, y a los 12 años ya tenía talento suficiente para componer canciones; eso sí, las escribía en inglés para que sus padres no entendieran de qué hablaban. Sus primeros pasos 'serios' los dio con el grupo de indie-rock The Roof, pero ahora vive centrada en un proyecto mucho más intimista y personal en el que le acompaña la chelista Itxaso Navarro, que hoy también estará en Convent Garden.

A la hora de poner etiquetas a su estilo, no tiene problemas en inventarse uno: darky indie-folk. «No existe pero encaja porque soy más bien oscura y tristona», bromea la precoz intérprete, que ha subido a su canal de YouTube vídeos con versiones de Bon Iver, Mazzy Star y Lana del Rey, entre otros artistas. Sus letras son «bastante existenciales» y tratan de la vida cotidiana o de «pequeños detalles» que encuentra en el día a día. La mayor parte sus temas, también los originales, los canta en inglés porque «fonéticamente se siente más cómoda», aunque últimamente se está «soltando» también en euskera, su lengua materna.

De manera paralela, Sara Zozaya también prepara el estreno de una banda de sonido indie, Nerabe, que se presentará en público en octubre y cuenta en sus filas con miembros de Cohen, Adrenalized y The Animal Within. Cuando actúa bajo su propio nombre le basta con conseguir «conciertos pequeños», pero ahora que quiere impulsar este proyecto más ambicioso se ha dado cuenta de que es realmente difícil abrirse camino en la música, tener una banda, grabar un disco, conseguir fechas y, sobre todo, sacarle un rendimiento económico.

Promotora y mánager

Además, en 2014 fundó la promotora de conciertos Gure Bazterrak como parte de sus estudios del grado de Liderazgo Emprendedor e Innovación (LEINN) de Mondragon Unibertsitatea. Aún debe finalizar el proyecto de fin de carrera pero tiene claro que quiere vivir de la música: «Lo que más me gusta es ser intérprete pero también me parece importante apoyar la escena local y dar diferentes oportunidades a los grupos. Me encantaría convertir estas dos facetas en mi forma de vida».

Sara Zozaya dirige la promotora junto a su compañera Gratxina Lertxundi. El proyecto nació del festival homónimo que sigue celebrándose y que este año tendrá lugar el 11 de octubre en diferentes espacios del Convent Garden. Sin embargo, el proyecto ha derivado en una firma dedicada a organizar actuaciones de bandas locales -canten o no en euskera-; entre otros, han montado bolos para grupos como Señores, Hyedra, Pet fennec, Oso Fan o John Berkhout.

Pese a su juventud, las dos trabajan como mánagers de Benito Lertxundi y de su compañera Olatz Zugasti, ya que ambos músicos son los padres de Gratxina.

Fotos

Vídeos