Tabakalera se fija enero para elegir al nuevo director general que coordinará todo el centro

Vista exterior del edificio de Tabakalera, en la fachada de Duque de Mandas./LOBO ALTUNA
Vista exterior del edificio de Tabakalera, en la fachada de Duque de Mandas. / LOBO ALTUNA

El cargo se situará al frente del organigrama por encima de la dirección cultural y la gerencia

ALBERTO MOYANOSAN SEBASTIÁN

. Tabakalera contará con un nuevo director general el próximo mes de enero. Así está al menos previsto en el proceso de selección al que dio luz verde ayer el consejo de administración del Centro Internacional de Cultura Contemporánea. Este puesto de nueva creación, que se situará en el organigrama por encima la Dirección General y la Gerencia, se encargará de coordinar el funcionamiento de todas las instituciones que conviven en la antigua fábrica de tabacos, reforzar su carácter internacional, representar el proyecto ante la industria cultural y la sociedad, y obtener nuevos patrocinios privados ,tareas de las que hasta el momento se ha ocupado la directora cultural, Ane Rodríguez, y en menor medida la gerente, Oihana Zarra Larrea. El cargo, con el perfil requerido para el puesto, saldrá a concurso el próximo día 29 y concluirá en enero, según informó ayer el propio centro en un comunicado. Entre los requisitos para ocupar el cargo figuran estar en posesión de alguna titulación universitaria, y el conocimiento del euskera, el castellano y el inglés.

La decisión de crear un nuevo cargo directivo en lo más alto del organigrama de Tabakalera se aprobó el 28 de septiembre del pasado año, al cumplirse un año de la paulatina apertura del edificio al público. La reunión de ayer es un paso más en el proceso de reflexión estratégica abierto tras las disfunciones que tanto el centro como las instituciones y entidades que conforman el «ecosistema» de la antigua fábrica de tabacos identificaron en un estudio de diagnóstico elaborado por una firma consultora.

Entre ellas figuraban la necesidad de un mayor intercambio de información, más comunicación -tanto interna como externa-, más seguridad y vigilancia de las instalaciones, más flexibilidad por parte de la dirección y más coherencia entre las distintas programaciones que se desarrollan en el centro. Además, el director general asumirá también la tarea de convertirse en imagen pública del centro y de representarlo, tanto ante los órganos internos de Tabakalera, como ante el sector cultural y la sociedad.

Un título universitario y el dominio del euskera, el castellano y el inglés, entre los requisitos

A falta de conocer el perfil requerido para ocupar la Dirección General, este nuevo cargo se ocupará de unificar criterios, consensuar estrategias y fortalecer la imagen de marca de la propia Tabakalera, este último asunto, uno de los puntos de fricción en el seno del propio centro ya que hay entidades que consideran que el edificio fagocita todas las actividades que se desarrollan en su interior y dificulta la correcta identificación del organizador por parte del público, según recogía el citado informe.

'Ecosistema' cultura

Hasta ahora, ha sido Ane Rodríguez quien se encargaba tanto de la Dirección Cultural de Tabakalera como de la coordinación entre las distintas instituciones que conforman el llamado 'ecosistema': Zinemaldia, Filmoteca Vasca, Zineuskadi, Instituto Etxepare y Kutxa Kultur, además de los negocios privados ubicados en los espacios de oportunidad de la planta cero del centro -Arte U Parte, Lantöki, Nana y la recién abierta librería Tobacco Days-. Además, también conviven en el edificio varias iniciativas privadas, como el laboratorio de innovación Impact Hub, el clúster del interiorismo, la decoración y el diseño Habic, la cafetería Taba y el hotel One Shot Tabakalera House.

El nuevo cargo liberará a Ane Rodríguez de funciones que hasta ahora ha desempeñado

Sin embargo, la propia Rodríguez reconocía el pasado mes de mayo que este desdoblamiento de sus funciones le impedía desarrollar su labor al frente de la Dirección Cultural de Tabakalera y abogaba por nombrar director general a «una persona con visión estratégica, sensibilidad cultural, pero también un gerente». La responsable de la programación cultural consideraba que las principales necesidades del centro pasan por una mayor «coordinación, dedicar más cuidados al resto de entidades que convivimos aquí. El concepto 'corrala' me encanta, pero es difícil ser director de una orquesta tan grande», aseguraba, antes de admitir que «el equipo de Tabakalera no tenemos capacidad de generar sinergias». En su opinión, «se necesita una persona que pueda gestionar las relaciones entre todos los vecinos de Tabakalera y que tenga una visión estratégica de cuáles son los ámbitos de acción».

En este punto, cabe recordar que el de Tabakalera aún es un centro 'en construcción'. A la Escuela de Cine Elías Querejeta impulsada desde el Departamento Foral de Cultura -que entrará en funcionamiento el próximo año-, se suma el proyecto de la propia Diputación para abrir un «laboratorio de impulso a la creación de contenidos en euskera». Su función será detectar, filtrar, testar prototipar y ayudar a la producción inicial de cuantos proyectos audiovisuales, preferentemente en euskera, se presenten. Está previsto que esta 'factoría' ocupe 1.000 metros cuadrados en la planta 1 del edificio. También sigue pendiente la redefinición del espacio del prisma de la cubierta, diseñado en un principio para un restaurante. Por otra parte, parece confirmado el traslado este año de los archivos de Filmoteca Vasca a las cámaras acondicionadas de la planta -1.

Finalmente, la reunión de ayer dio también luz verde al «plan de trabajo para el próximo año» presentado por Ane Rodríguez, en lo que se refiere al proyecto cultural -incluidas las exposiciones que tendrán lugar durante el próximo año-, comunicación, desarrollo, gestión y área técnica.

Más

Fotos

Vídeos