Sombras sobre Modigliani

'La pelirroja con el colgante' de Modigliani
'La pelirroja con el colgante' de Modigliani

TERESA FLAÑO

No será hasta el año 2020 cuando se celebre el primer centenario de la muerte del pintor Amadeo Modigliani (Livorno, 1884), pero las instituciones artísticas ya están preparando los fastos para la conmemoración de la efeméride y en algunos casos adelantándose con la organización de importantes exposiciones. Por ejemplo, el próximo noviembre se inaugurará ‘Modigliani’ en la Tate Modern de Londres, la mayor muestra sobre el toscano que se ha podido ver hasta ahora en la capital británica, con noventa cuadros, esculturas y dibujos. Un poco antes el Jewish Museum de Nueva York abrirá ‘Modigliani Unmasked’ (Modigliani desenmascarado) con 150 obras de los primeros años, principalmente dibujos, procedentes en su mayoría de la colección de Paul Alexandre, que fue su mejor amigo y también su principal comprador.

Pero en los últimos años la originalidad de bastantes piezas que llevan su firma se ha puesto en entredicho, una sombra que ha perseguido siempre a la obra del pintor y sobre lo que incluso su hija, Janne Modigliani, en la inauguración de una exposición en Barcelona en 1983 llegó a decir “aunque mi representante crea que lo que voy a decir es una monstruosidad, lo cierto es que no me molesta que haya falsificaciones buenas, lo terrible son las malas”.

Al parecer, el mercado se ha visto invadido con copias no originales que salieron a la luz en Rusia, Serbia e Italia. Incluso han salido falsificaciones de falsificaciones. A pesar de ello, el precio de sus obras en el mercado artístico no para de crecer. El multimillonario Liu Yiqian, un antiguo taxista que ha hecho fortuna en las finanzas, compró en noviembre de 2015 desde China ‘Nu couché’ (Desnudo acostado) por unos 152 millones de euros, cifra alejada de los 63 millones de dólares que se pagaron un año antes por una cabeza de una mujer tallada. El despunte comenzó en 2010 cuando en una subasta se vendió una escultura por 46 millones de euros, cuando su cifra de salida era de 5 millones.

Hace poco más de tres semanas, 21 cuadros de una gran exposición dedicada a Modigliani fueron incautados en el Palacio Ducal de Génova, en Italia, dentro de una investigación abierta por la dudosa autoría de las obras expuestas. Por tanto, la muestra quedó clausurada con antelación.

Al mismo tiempo que se organizan las muestras para celebrar el centenario de su fallecimiento, un grupo de expertos va a comenzar a examinar docenas de modiglianis, para conocer los más mínimos detalles de su técnica y así poder concluir qué obras son falsas. De momento, la ‘biblia’ modigliana es el catálogo razonado que el crítico y tasador Ambrogio Ceroni que publicó por primera vez en 1958 y actualizó en 1970 con un total de 337, pero ahora se considera que no está completo e incluso se ha llegado a cuestionar la presencia de algunas obras. Otro, Kenneth Wayne, que en 2013 fundó la organización sin ánimo de lucro Modigliani Project, trabaja en la edición de un catálogo razonado y que, al parecer, incluirá alrededor de 50 obras que no figuran en el recopilatorio de Ceroni.

También han surgido algunos oscuros nombres proclamándose conocedores de la obra de Modigliani, como Christian Parisot, que ha tenido varios juicios y ha debido pagar una multa por fraude. En 2012 fue detenido en Roma, junto a un marchante, bajo la acusación de poner a la venta 59 piezas falsas. Según la investigación, Parisot organizaba exposiciones por todo el mundo con el propósito de atraer posibles clientes para las piezas falsas intercaladas con las originales. No fue la única vez que se enfrentó a la ley e incluso en Italia hubo quien consideró que había tenido algo que ver con la muerte debido a una extraña caída de la hija del pintor, justo un año después de que en 1983 Jeanne Modigliani le confiara el legado de su padre y le permitiera la autenticificar las obras.

En los últimos meses incluso Facebook ha cuestionado una de las obras de Modigliani, aunque no cuestionando si era falsa. La red social censuró un vídeo didáctico y promocional de la Fundanción L’Hermitage de Lausana (suiza) en el que aparecía ‘Desnudo recostado’, al parecer se interpretó como nudismo y no como arte. No es la primera vez que este cuadro causa conmoción. Forma parte de una treintena de desnudos que el artista pinto a partir de 1916 y que provocaron un gran escándalo, tanto que incluso fue necesaria la intervención policial en la primera exposición pública de las obras.

Fotos

Vídeos