Soledad Puértolas, Villena y Ascensión Rivas inauguran una colección sobre Baroja

E. L. SAN SEBASTIÁN.

Decía Ortega y Gasset que la gloria se presenta reducida a las proporciones de una grata sobremesa. ¿Anheló la gloria Baroja? Difícil contestar esa cuestión en un personaje tan complejo y a menudo contradictorio como don Pío, pero en cualquier caso la logró. Porque a 61 años de su muerte, esa suerte de comunidad dispersa de los barojianos parece no sólo aguantar el paso del tiempo sino darle mayor vigencia a su obra. Así lo demuestra el proyecto promovido por un editor de insobornable pasión barojiana, Joaquín Ciáurriz (Pamplona, 1959), Bajo el paraguas de Ipso Ediciones, creado para la ocasión.

Se trata de una serie de 25 libros englobados en una sola colección y bajo un mismo espíritu: 'Baroja y yo'. Los tres primeros corren a cargo de Soledad Puértolas ('Lúcida melancolía'), Luis Antonio de Villena ('Un anarquista de derechas') y Ascensión Rivas Hernández ('Mujeres barojianas'). Después llegarán de Andrés Trapiello, Jon Juaristi, Amparo Hurtado, Sergio del Molino, Iñaki Ezkerra o Bernardo Atxaga sobre su relación con el creador de 'Shanti Andia'.

Joaquín Ciáurriz explicó cómo los tres libros recién impresos permiten respectivas lecturas sobre obras de Baroja. El de Ascensión Rivas Hernández permitiría acercarse con ojos nuevos a 'Vidas sombrías', mientras que la entrega de Puértolas remitiría a 'Laura o la soledad sin remedio'. El libro de Luis Antonio de Villena nos transportaría a 'Las noches del Buen Retiro'. El libro de Rivas, incide en la fascinación de Baroja por las mujeres independientes, más allá de su condición de amantes y madres. También desde el punto de vista de la construcción de los personajes femeninos, Puértolas realzó el «respeto esencial» del autor hacia ellos. En el caso de Villena, mostró su identificación con el escritor debido a su «férreo individualista y a su escepticismo sobre la condición humana».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos