Las seis torres centrales de la Sagrada Familia se terminarán en 2022

Algunas de las 18 torres que tendrá el templo barcelonés cuando se acabe en 2026. / ANDREU DALMAU/EFE

Las estructuras se rematarán cuatro años antes de la fecha prevista para la inauguración de la basílica diseñada por Antonio Gaudí

DV Y AGENCIASBARCELONA.

El arquitecto director del templo de la Sagrada Familia, Jordi Faulí, afirmó ayer que las seis torres centrales del monumento estarán acabadas en el año 2022. La Torre de la Virgen se empezó a construir en diciembre pasado siguiendo una técnica de paneles de piedra tesada prensada que permite no utilizar paneles externos, con lo que el crecimiento de la torre es visible desde el exterior. De los 138 metros de altura que se prevé que tenga la torre en 2022, se han levantado ya 79 metros y para final de año se prevé llegar a los 85 metros, explicó Faulí.

Cuando faltan nueve años para finalizar el templo diseñado por Antoni Gaudí, cuya previsión es que esté acabado en 2026, el arquitecto director aseguró que el conjunto de 18 torres con que contará será «extraordinario, y ofrecerá una visión diferente dependiendo del momento del día y desde cada ángulo». Sobre la técnica constructiva utilizada para levantar la Torre de la Virgen, Faulí precisó que los paneles son «elementos estructurales a la vez que estéticos», y el proceso constructivo es «más seguro y rápido».

En nueve años

Plazos
Los responsables de la obra prevén acabarla en 2026.
Presupuesto
78 millones anuales.
Visitantes
4,5 millones al año. (El Guggenheim tiene 1,2 millones).

Ubicada sobre el ábside, esta torre contará con 19 niveles, su interior será un espacio monumental vacío, abrazará la gran hipérbole que da luz al altar y conducirá la luz del exterior hasta el presbiterio. En el exterior de la torre aparecen elementos parabólicos de piedra, con aristas en las esquinas de granito color azul brasil, que evocan el manto de la Virgen.

En su base, se ha esculpido el texto del Ave María y relieves de cuatro flores, diseñadas por el taller de escultores del templo, bajo la dirección de Etsuro Sotoo y realizadas en el taller de canteros del templo.

Además, este año han seguido las obras de construcción de las Torres de Juan y Mateo, que han llegado a los 80,83 metros de altura, y las de Marcos y Lucas, que han alcanzado 83,87 metros de los 135 que tendrán en 2022, cuando el equipo arquitectónico tiene como reto finalizar las seis torres centrales.

Se construyen dos nuevos edificios a pie de calle para controles de seguridad

Situado a veinte metros de altura, este año se ha acabado el espacio situado entre el muro de los profetas del pórtico superior y la base del ventanal central de la fachada de la Pasión. Jordi Faulí lo describió como un espacio de silencio y recogimiento, pensado para la reflexión y al plegaria, y también se ha terminado la restauración de la terminal de la Torre de San Felipe, situada en la Fachada de la Pasión, con recubrimiento de gres esmaltado, ladrillo, cristal veneciano y piedra.

Hasta los 172 metros

La previsión para el año 2018 es iniciar la construcción de la Torre de Jesucristo, que con 172,5 metros será la de mayor altura del conjunto, y se levantará con la misma técnica de paneles de piedra tesada. El interior de la torre contará con un primer espacio de 60 metros de altura que contendrá un núcleo de escalera donde se ubicará un ascensor con cierre de cristal, detalló el arquitecto. Jordi Faulí explicó que se está trabajando en el proyecto definitivo de los terminales de las seis torres centrales y se continúa trabajando en la redacción del Plan Director para la restauración de la Fachada del Nacimiento

El presupuesto anual global de la Sagrada Familia en 2017 es de 78 millones de euros, de los que 48,9 se destinan a ejecución de obras. El templo recibió el año pasado la visita de 4,5 millones de personas. A título comparativo, el Guggenheim de Bilbao recibe 1,2 millones de visitantes al año.

La basílica, además, construye desde hace nueve meses dos edificios para realizar controles de seguridad en los accesos de los feligreses y los visitantes. El responsable de seguridad, Marc Martínez, detalló que el proyecto de los accesos se inició hace dos años siguiendo recomendaciones de los Mossos d'Esquadra, y serán dos construcciones a pie de calle, poco visibles, por debajo del plano de la Fachada del Nacimiento, y sustituirán los actuales controles -en la misma fachada del Nacimiento- que se hacen de forma visual y con un detector de metales manual.

Fotos

Vídeos