Una saxo australiana... y una puntualidad británica

Esto termina caliente: ¡si hasta el elegante y casi siempre contenido Bryan Ferry hizo bailar ayer a los 1.800 espectadores que llenaban el Kursaal! Un público más bien madurito disfrutó de un concierto redondo y sorprendente. Avisaban las crónicas previas de la gira que Ferry mantenía su calidad de siempre aunque en tono templado. Pero no aquí: en el auditorio fue de menos a más y casi todo el mundo terminó bailando. Bueno, no todos: el consejero de Cultura, Bingen Zupiria, se contuvo, quizás por el peso institucional. Aunque a su lado la periodista Aintzane Bolinaga disfrutaba del ritmo en pie como el resto de los aficionados.

El Kursaal tuvo otras tardes públicos mas jazzeros, pero Ferry congregó ayer a poperos y rockeros. Había políticos, sí, como el diputado Denis Itxaso o el concejal Enrique Ramos, pero también músicos como Loquillo, que al final se acercó a los camerinos a saludar al británico, y hasta felices y melómanos tambores de oro, como el doctor Joaquín Fuentes o Iñigo Argomaniz, colaborador ayer del festival con su empresa Get In.

Los grandes jefes internacionales de Heineken, patrocinador del Jazzaldia, gozaron también del concierto y felicitaban a Miguel Martín por la pluralidad de estilos y públicos de la cita donostiarra.

Tampoco hubo requisitos especiales por parte de Ferry. Los fotógrafos tuvieron que firmar un contrato por el que se comprometían a falicitar las imágenes solo al medio que les acreditaba, pero a cambio tuvieron la rara oportunidad de poder trabajar a lo largo de todo el concierto, sin limitaciones.Y captar así momentos espléndidos como los solos de la saxofonista australiana Jorja Renn, que cautivó al público como el resto de una excelente banda.

Hubo espectadores que se perdieron los primeros compases. Una de las características del Jazzaldia es la obsesión por la puntualidad. Cada concierto empieza a la hora exacta, y ayer aún había espectadores rezagados entrando a la sala cuando se apagaron las luces y comenzaron las músicas. Aquí «puntualidad británica» se dice «Jazzaldia».

Fotos

Vídeos