Euskaltzaindia, Retrato de una centenaria

La Academia de la Lengua Vasca cumple cien años. Los actos de conmemoración comenzarán en octubre y ya se está preparando una nueva web

Euskaltzaindia, Retrato de una centenaria
Manu Cecilio
FELIX IBARGUTXIBilbao

Euskaltzaindia echó a andar hace cien años. Ahora la Academia quiere aprovechar el centenario para tomar impulso. El presidente de la institución, Andrés Urrutia, insiste en que «Euskaltzaindia quiere seguir con su vocación se servicio» y cree que «con la nuevas tecnologías vamos a estar más cerca de los ciudadanos, estamos preparando una nueva web que va a ser más clara e interactiva».

Urrutia cree que, en estos cien años de historia, el nacimiento en 1968 del euskera unificado -el batua- fue un gran hito, el mayor de su historia. «Pero la Academia ha hecho también muchas cosas colaborando con otras gentes, como la organización del campeonato de bertsolaris, la puesta en marcha de las asociación de escritores y del instituto UZEI...», comenta el presidente.

Urrutia avisa de que «las celebraciones del centenario van a ser con la mira puesta hacia el futuro, sin apenas mirar atrás». La Academia ha contratado a una persona, Ibon Usarralde, que últimamente había trabajado en la Autoridad Portuaria de Pasaia y ahora va a coordinar los actos de aniversario.

Los actos del centenario arrancarán en el primer fin de semana de octubre, con un seminario de amplia participación que se llevará a cabo en Arantzazu a lo largo de dos días al menos. Se recordará el congreso que se llevó a cabo 50 años antes en ese mismo lugar, y en el que se pusieron los cimientos del la unificación del euskera, pero sobre todo se trabajará para identificar desafíos y puntos débiles de la lengua vasca, y sobre todo del ‘batua’. «En esas reuniones de Arantzazu daremos voz a miembros de la sociedad civil -escritores, periodistas, filólogos...- con el fin de subrayar la importancia del ‘batua’ y la necesidad de dar un nuevo impulso a la lengua», da declarado Urrutia.

Y la celebración del centenario finalizará un año después, en octubre de 2019, con un acto institucional en el palacio de la Diputación Foral de Gipuzkoa, que se prolongará luego en el teatro Victoria Eugenia de la capital donostiarra. A lo largo de esos meses habrá actos tanto académicos como artísticos.

Los académicos Aleman y Arejita y los técnicos Urkia y Osa. El actual presidente, Urrutia, y el primer presidente, Azkue. / Manu Cecilio

El presidente -‘euskaltzainburu’- Urrutia insiste en que «no vamos a montar fastos» y resalta que su institución «ha conseguido la estabilidad económica», pero a base de «practicar la austeridad». El año pasado tuvo un presupuesto de 3,2 millones de euros, frente a los 5 de hace seis años. «Llegó la crisis de 2008 y hubo descenso en las ayudas a todas las instituciones. Euskaltzaindia trabajaría mejor con algo más de dinero, pero somos conscientes que las apreturas han llegado a todos», prosigue Urrutia, un bilbaino nacido en 1954, de profesión notario y también profesor de la Universidad de Deusto. Fue nombrado académico en 1997 y presidente de la institución en 2005. En 2016 volvió a ser elegido para la presidencia.

Urrutia ha tenido que hacer frente a algunas crisis internas, por ejemplo a la dimisión de los miembros de la Comisión de Gramática en 2013, por diferencia de criterios en cuanto a la planificación de la misma comisión, y también al portazo dado por el académico Ibon Sarasola, quien hace cuatro años dejó de relacionarse con la Academia y sigue haciendo diccionarios, pero para la UPV/EHU.

En Euskaltzaindia, las decisiones son tomadas por la asamblea de los académicos de número, pero en las distintas comisiones participan también numerosos académicos correspondientes -en euskera, ‘urgazleak- que son especialistas pero no han llegado a la máxima categoría de la Academia.

Cuando los académicos de número cumplen 75 años son declarados eméritos, y su lugar es ocupado por otra persona. Precisamente ahora han pasado al estatus de eméritos Joan Mari Torrealdai y Patxi Uribarren, y ya se sabe quienes son los candidatos: Miriam Urkia (Gipuzkoa), Karmele Jaio y Roberto Gonzalez de Viñaspre (Álava). Por lo tanto, a fines de febrero, cuando se den las votaciones, se producirá una gran novedad en la historia centenaria de Euskaltzaindia: por primera vez, no habrá ningún eclesiástico entre los académicos de número.

El carmelita aramaioarra Uribarren era el último ‘euskaltzain’ de número eclesiástico. Tomó asiento en 2008, tras el fallecimiento de Henrike Knörr.

¿A qué se dedica Euskaltzaindia? La Academia tiene dos grandes líneas de trabajo, la que tiene que ver con la lengua en sí -con una macrosección denominada Iker, bajo la coordinación el vizcaíno Adolfo Arejita- y la que se ocupa del estatus social de la lengua, con una sección llamada Jagon o Tutelar, comandada por un suletino, Jean-Baptiste Coyos.

Participantes del Congreso de Arantzazu de 1968.
Participantes del Congreso de Arantzazu de 1968.

Dentro de Iker, hay subsecciones que se dedican a cuestiones como los diccionarios, la gramática, la onomástica -nombres de personas, de lugares...- la literatura, la pronunciación y la dialectología. De todos esos apartados, el que más trascendencia social tiene es el de los diccionarios.

La Academia ha conseguido poner varios de sus diccionarios en internet, a disposición de todos los ciudadanos. El denominado ‘Euskaltzaindiaren hiztegia’ ofrece definiciones en euskera de los diferentes vocablos, con abundantes ejemplos de uso. Consta de 37.800 entradas y ha sido realizado en base a estos corpus: ‘Orotariko Euskal Hiztegia’, ‘XX. mendeko corpus estatistikoa’ y ‘Lexikoaren Behatokia’.

El ya mencionado ‘Orotariko Euskal Hiztegia’ o ‘Diccionario General Vasco’ está también disponible en red. Este otro diccionario muestra ejemplos de diferentes épocas y aporta en castellano la definición del término. Es un diccionario dirigido a las personas con una formación académica mínima, y que ofrece mucha información histórica acerca de la lengua.

La Academia tiene un grupo de trabajo, liderado por el académico de número Andoni Sagarna, y que se denomina Lexikoaren Behatokia, dedicado a recoger y analizar el léxico utilizado por los medios de comunicación. El corpus es recogido por técnicos de este observatorio, pertenecientes al instituto Uzei y sirve para saber las tendencias imperantes en la sociedad.

El euskera ha sido durante siglos una lengua fragmentada por dialectos, los más dispares el vizcaíno y el suletino o zuberotarra. Hace 50 años, la Academia comenzó a decidir en torno a la unificación de la lengua. En muy pocos años, la sociedad dio por bueno el estándar unificado, el llamado ‘batua’. «El ‘batua’ no nació para suplantar los dialectos, Euskaltzaindia siempre ha manifestado su respeto por las hablas locales», manifiesta el presidente de la institución. El modelo unificado surgió como un modo de expresión culto y para textos e intervenciones destinados a un público amplio, en el que convivieran personas de diferentes zonas dialectales.

Sorrera baten historia, pausoz pauso

1897-11-21:
Resurrección Maria Azkuek Euskararen Akademia baterako oinarriak idatzi zituen Euskalduna aldizkarian.
1917-09-11:
Luis Eleizalde, Arturo Campión eta Resurrección Maria Azkue bildu ziren CH, TS eta TX grafien arteko aukera egiteko, eta TS hautatu zuten «botoen gehiengoz».
1918-01-25:
Euskararen Akademia sortzeko proposamena aurkeztu zuten, eskaraz, Felix Landaburu eta Cosme Elgezabal diputatu jeltzaleek Bizkaiko Aldundian.
1918-09-1/8:
Euskal ikasketei buruzko kongresua egin zen Oñatin, Araba, Bizkaia, Gipuzkoako eta Nafarroako diputazioen babesean. Eusko Ikaskuntza sortu zen, eta aurrerapauso handiak egin ziren Euskaltzaindia izango zenaren sorrerarako.
1918-10-17:
Euskaltzaindia izango zenaren araudiaren lehen zirriborroa, Raimundo Olabidek idatzia, onartu zuten akademiaren bultzatzaileek.
1918-10-24:
Egunkarietan argitaratu zen aurreproiektua, eta zuzenketetarako epea ireki zen 1918ko azaroaren erdialdera arte.
1918-11-17:
Bilbon bilera egin ondoren, araudia onartu zuten, aldaketa batzuekin, eta diputazioei bidali zieten.
1919-04-11:
Gipuzkoako Diputazioak araudia onartu zuen.
1919-05-05:
Bizkaiko Diputazioak araudia onartu zuen.
1919-09-02:
Arabako Diputazioak araudia onartu zuen.
1919-09-03:
Nafarroako Diputazioak araudia onartu zuen.
1919-09-21:
Sortzear zegoen akademiaren batzarra egin zen Gipuzkoako Diputazioaren jauregian, eta kide guztiak izendatu zituzten.
1919-10-07:
Akademikoek Resurrección Maria Azkue hautatu zuten buru, Jose Agerre diruzain, Julio Urkixo liburuzain eta Luis Eleizalde idazkari.
1919-10-19:
Resurrección Maria Azkuek, Raimundo Olabidek eta Luis Eleizaldek barne araudia idazteko osatutako batzordea bildu zen.
1920-01-7/8:
Akademiaren euskarazko izena eta akademiako kideena ebatzi ziren: Euskaltzaindia eta euskaltzain. Horrez gain, euskara hitza s letraz idaztearen aldeko hautua egin zen, eta sistema ortografiko osoa erabaki zen.

Hace ya casi treinta años, la Academia se propuso recoger esa riqueza dialectal en una obra que, en un comienzo tuvo otros nombres y finalmente adoptó el de ‘Euskararen Herri Hizkeren Atlasa’ (Atlas de las hablas populares del euskera). Se encuestó a 320 personas de edad más bien avanzada de un total de 145 lugares. El primer tomo vio la luz en 2008, y este año lo hará el noveno, esperándose dar por terminada la publicación en un plazo de tres o cuatro años. Quien abre estos tomos se encuentra con algo inesperado: en ningún momento aparece un mapa conjunto de todos los territorios del euskera. La razón está en la exigencia del Gobierno de Navarra -con UPN en el poder- de que ese territorio apareciera siempre reflejado de manera autónoma, nunca unido a los otros territorios del la lengua vasca.

Euskaltzaindia ha tenido que lidiar durante años con dos administraciones públicas, la de Navarra y la de París, que nunca han reconocido de modo completo y concluyente la oficialidad del euskera. Como se sabe, el euskera es oficial solamente en ciertas zonas de Navarra, y por su parte las autoridades francesas no reconocen en todo su territorio, más que una lengua oficial: el francés. Permanentemente hay iniciativas de representantes de las diferentes lenguas ‘regionales’ de Francia, pero siempre acaban sin conseguir ningún nivel de oficialidad. En el año 2008, los académicos vascos, por unanimidad, firmaron un documento en el que deploraban la postura de la Academia Francesa, que se había manifestado en contra de que la Constitución francesa considerada patrimonio las otras lenguas del Estado.

No obstante, en los últimos tiempos, la Academia vasca visto como ha mejorado la situación de la lengua, tanto por el talante diferente del actual Gobierno de Navarra como por los esfuerzos de Euskararen Erakunde Publikoa-Office Public de la Langue Basque.

Otro terreno en el que Euskaltzaindia trabaja duro es el de la onomástica. Continuamente amplía y enriquece la base de datos onomásticos eusquéricos EODA. Los trabajos de la Comisión de Onomástica de Euskaltzaindia. Dichos trabajos se dividen en cuatro apartados: nombres de persona, apellidos, toponimia (nombres de lugar) y exonimia (nombres de lugar de fuera de Euskal Herria).

La Academia es organismo consultivo oficial y realiza dictámenes acerca de los nombres de las poblaciones. Por lo general, los Ayuntamientos hacen suyas las decisiones de la Academia, pero hay excepciones. El pueblo de Amorebieta-Etxano no hizo caso a la recomendación de que esa población se llamara Zornotza. El Ayuntamiento de Pamplona también se ha resistido al dictamen de los académicos; en euskera, el nombre oficial es Iruña, frente a la denominación Iruñea propugnada por Euskaltzaindia. En cambio, los Ayuntamientos de Bidania-Goiatz y Sopela, tras muchos años sin hacer caso a la Academia, finalmente no hace mucho tiempo abandonaron las formas desaconsejadas de Bidegoyan y Sopelana.

Otro proyecto ambicioso es la redacción de una historia social del euskera, ‘Euskararen historia soziala’ (EHS), liderado por el académico Mikel Zalbide.

El renombrado Bernardo Atxaga es otro de los académicos. Dirige, en nombre de la Academia, la revista ‘Erlea’, sobre temas mayormente culturales. Hace tiempo se quejó porque poca gente compra la publicación, pero el último número, dedicado a la acordeón, ha tenido buena acogida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos