De la recreación del mundo del conejo Miffy a la práctica del 'bookface'

Siete exposiciones, con ilustraciones, imágenes y palabras, aportan la faceta más visual de Literaktum en los centros culturales

R. A. SAN SEBASTIÁN.

Además de los encuentros entre escritores y las presentaciones de libros, Literaktum cubre otras áreas en los apartados anexos al programa general. Y ahí figura la nutrida colección de exposiciones que complementan de un modo más visual lo que las palabras cuentan.

Siete exposiciones están vinculadas a Literaktum durante sus casi dos semanas de celebración del festival. Todas ellas están ya abiertas y se prolongarán más allá de esta cita literaria y multidisciplinar que se fija también en los caminos del cómic y la ilustración como otros habitantes importantes del mundo del libro.

La última en llegar, inaugurada ayer, es la exposición 'Bainera bete itsaso' que recoge en el Centro Cultural Tomasene las imágenes del libro ilustrado de la bertsolari y creadora Miren Amuriza, realizado por la ilustradora Irati Eguren, «un juego de imágenes, vídeos, dibujos y palabras dirigido a niños y mayores», señala la organización.

Las ilustraciones literarias, con la mujer como temática, son el objeto de 'Corpus', la exposición de Sara Morante en el Centro Cultural Ernest Lluch, que pretenden abordar diversos temas, desde la vulnerabilidad a la fortaleza interior.

Los derechos humanos están en el centro de atención de 'Wangari Mathaai y los árboles para la paz'. Ese título evoca un acercamiento «de un modo pedagógico y hermoso» a los derechos humanos a través de los dibujos de Aitziber Alonso y las palabras y la traducción de Uxue Alberdi y Xabi Paya.

Homenaje a Dick Bruna

De cara a los más pequeños, destaca la muestra dedicada al conejo Miffy «uno de los iconos que nos ha dejado el siglo XX en torno a literatura infantil, inolvidable para muchas generaciones». Con la exposición 'Dick Bruna. El mundo de Miffy', Literaktum rinde homenaje al fallecido ilustrador.

En el Centro Cultural Aiete se ha reconstruido el mundo alegórico de Miffy, el personajes creado por Bruna en 1955, con sus animales de granja y su avión, y con imágenes y demás materiales del autor cedidos por la institución de los Países Bajos Mercis BV de Utrecht. Bruna creó a Miffy para que sus hijos jugaran con él y a lo largo de estas décadas se han vendido 85 millones de ejemplares en 40 idiomas de su obra.

En el Museo San Telmo, en la biblioteca Infantil, se sitúa «un barco para viajar por la literatura infantil y juvenil vasca ilustrada, desde 1982 hasta 2016, a través de una diversidad de géneros, editoriales, escritores e ilustradores». También la librería Troa Zubieta se convierte en espacio expositivo, con las ilustraciones que Fernando Vicente ha creado para la reedición en la editorial Nórdica del clásico de John Reed sobre la Revolución Rusa 'Diez días que sacudieron al mundo'.

Y el Centro Cultural Okendo echa una mirada a las prácticas propias de las redes sociales para mostrar el fenómeno de recomendar libros conocido como 'bookface', que consiste en compartir una fotografía encajando la cara en la portada de un libro.

Fotos

Vídeos