Recital de métrica simétrica

Eibar celebra mañana un encuentro sobre el arte de crear palíndromos

Markos Gimeno Vesga, organizador del encuentro, con sus libros de palíndromos. /MORQUECHO
Markos Gimeno Vesga, organizador del encuentro, con sus libros de palíndromos. / MORQUECHO
RICARDO ALDARONDOSAN SEBASTIÁN

Todo el mundo, más o menos, conoce y tiene memorizado el clásico «Dábale arroz a la zorra el abad», lo que los expertos llaman el 'Quijote' de los palíndromos. Pero ponerse a crear otras frases de ida y vuelta, que se puedan leer igualmente en ambos sentidos, al derecho y al revés, ya es otro cantar. A algunos les intriga el reto, empiezan a probar e idear, y acaban convertidos en palindromistas. Por ejemplo, Markos Gimeno Vesga, que mañana lleva a Eibar el encuentro anual que organiza el Club Palindromista Internacional.

Eibar es un palíndromo en sí misma: al revés también tendría sentido y significado, Rabie. Así que era una buena razón para trasladar por esta vez el encuentro que se suele organizar en Cataluña, donde está radicado el club CPI (siglas que también al revés tienen su gracia). A Markos Gimeno Vesga, «uno de los tres o cuatro vascos que estamos en el club, donde también hay gente de México, Argentina o Francia», le propusieron que esta edición se organizara en el lugar donde vive actualmente: en 2011 ya montó el encuentro en su localidad natal, Ermua. Y como funcionó bien, ahora lo trae a Gipuzkoa.

Palíndromos sobre Eibar

«Dirá bien en Eibar, id»
Miguel Ángel Briz
«Ser rabí es eibarrés»
Xavier Muniesa
«Su bolaño tolera bien en Eibar el otoñal obús»
Alberto Abia
«Rabié al reconocerla: Eibar»
Alfonso de Vilallonga
«¡Aserrá bien, eibarresa!»
Alberto Abia
«Rabie, Nuria: solo tropecé por Tolosa, Irún, Eibar...»
Raúl Ortiz

Así que mañana, a las 12.00 horas, tendrá lugar en el centro cultural Portalea de Eibar el Encuentro de Palindromistas, que tras una presentación de los presidentes del club, Jesús Lladó Parellada y Pere Ruiz Lozano, dará paso a una ponencia de Raúl Ortiz Fernández, con título, cómo no, capicúa: '¿En cadena decaen?'. El ponente tiene publicado un libro sobre cómo utilizar los palíndromos en la educación, 'Ejercicios de morfología, sintaxis, semántica y ortografía con palíndromos'.

El plato fuerte del encuentro, abierto a todo el público, será el recital de palíndromos que desarrollarán catorce expertos, mostrando una selección de sus creaciones. Algunos ya se han ido entrenando: el Museo de la Industria Armera, que hoy visitarán, y la concejalía de Cultura de Eibar, invitaron a los miembros del club a crear palíndromos con el nombre o el gentilicio de la localidad, y el resultado fue un puñado de frases ingeniosas y singulares.

«En el palíndromo puede haber de todo: chistes, diálogos, reflexiones, poemas, haikus, escenas teatrales...»

«En el palíndromo puede haber de todo: chistes, diálogos, reflexiones, poemas, haikus, escenas teatrales...» Markos Gimeno Vesga

Cada uno tiene su estilo, porque aunque parezca un ejercicio limitado y difícil, hay todo tipo de géneros y técnicas alrededor del palíndromo: «La premisa básica es cumplir la métrica simétrica, con eso ya tiene un valor como palíndromo. Y a partir de ahí, puede haber de todo: chistes, diálogos, reflexiones, poemas, haikus, escenas teatrales... Es una forma de escribir que está poco estudiada y trabajada, y eso es un aliciente añadido. Puedes crearte retos interesantes», afirma Markos.

La creación de frases de doble dirección es un gusanillo que puede afectar a cualquiera: «Es una afición minoritaria, pero hay gente que se acerca desde el mundo de las ciencias, como profesores de matemáticas o informáticos, y otros que vienen del mundo literario. Así que se juntan las dos vertientes», explica Markos, que recogió algunas de sus creaciones en el libro '131 AZA'.

¿Palíndromos en euskera?

¿Y cómo se hace uno palindromista? «Pues haciendo palíndromos, símplemente. A mí siempre me han gustado los juegos de palabras, los crucigramas... Hace unos veinte años escuché un programa en la radio, me entró la curiosidad y me puse a buscar. Y hasta hoy».

Pero enseguida se planteó un reto: «Una de mis primeras intenciones fue buscar palíndromos en euskera, porque no conocía ningún ejemplo. Pensaba que no existían porque era imposible. Pero en euskera la mayoría de las palabras alternan una vocal y una consonante, de forma correlativa, y eso ayuda mucho a la hora de crear palíndromos. Y descubrí un filón». Lo cultiva en su blog, Zerorajasoa, donde cada lunes plantea un reto a sus seguidores. También utiliza Twitter, «una herramienta ideal para esta actividad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos