«El público compra ahora la obra de arte que le emociona»

Rocío Parrondo y su hija Alba, con un cuadro de Menchu Gal. / S. SANTOS

La galería Lorenart abre su habitual exposición donostiarra desde hoy en el hotel María Cristina: en el menú, desde Oteiza hasta un Sorolla

M. EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.

Es ya un clásico del verano. La galería madrileña Lorenart abre hoy en el hotel María Cristina su exposición y venta de obras de arte. Esta vez traen alrededor de 120 piezas, con un abanico de autores que va de Jorge Oteiza hasta Sorolla, pasando por Darío de Regoyos, Aurelio Arteta, Chillida o Zuloaga. Las salas están abiertas hasta el 9 de julio.

«El público de San Sebastián es especial», dicen Rocío Parrondo, directora de la galería, y Ernesto Gutiérrez, 'alma mater' del proyecto. «La gente entiende y compra, pero es discreta: busca el placer del arte, sin alardear», explican. «Aquí están algunos de los mayores coleccionistas de España, pero aman la discreción», apuntan.

Vienen ilusionados porque observan que el mercado del arte se ha reactivado. Aunque, curiosamente, la crisis ha atacado especialmente a los valores intermedios. «Hay una amplia mayoría de compradores que busca piezas más accesibles, de precios más ajustados, y una minoría que apuesta por los valores más altos». También ha cambiado la idea del arte como inversión. «Por supuesto que hay aficionados que compran obras consolidadas que saben que siempre van a ser codiciadas, pero la inmensa mayoría compra el arte que le emociona, el que quiere tener colgado en casa independientemente de que sea una inversión o no», apunta Rocío Parrondo.

Lorenart propone sus artistas ya habituales. Hay distintas piezas de Oteiza, un gran collage de Chillida que se vende a 180.000 euros, obras de Iturrino, un pequeño cuadro de Sorolla, telas de Regoyos, Blanchart... En cuanto a los precios, hay desde una pequeña acuarela de Benjamín Palencia a mil euros hasta un gran cuadro de Ramón Casas por el que se piden 600.000 euros. Parrondo destaca como «una maravilla» el boceto de 'tarde de domingo en Hondarribia' de Vázquez Díaz.

«El inversor debe saber que apenas quedan ya los 'chollos' de la crisis, cuando algunos coleccionistas sacaron a subasta piezas importantes a precios más bajos acuciados por la necesidad», dicen los responsables de Lorenart. «El mercado vuelve a estar en su sitio. ¡Qué mejor que venir a vernos estos días!», remata Rocío Parrondo, acompaña ayer de su hija Alba «e ilusionada, como siempre que venimos a Donostia».

Los datos

Lugar
Hotel María Cristina.
Fechas
De hoy hasta el 9 de julio.
Precios
Desde los 1.000 euros de un Benjamín Palencia hasta los 600.000 de un Ramón Casas.

Fotos

Vídeos