Pronto comenzarán las obras para una oficina de turismo, bar y tienda

Desde el año pasado hay unos paneles en sitios relevantes, con textos de Koldo Izagirre y diseño de Juanba Berasategi

F. I. ALTZO.

La localidad de Altzo tiene planes para dar a conocer más y mejor a su ilustre hijo, nacido hace casi 200 años, en 1818. El año pasado instaló varios paneles informativos en lugares que tienen relación directa con el gigante. La estética corrió a cargo de Juanba Berasategi, el dibujante fallecido el pasado abril, y los textos fueron escritos por Koldo Izagirre.

Izagirre hace hablar al gigante. En los textos se aprecian las desgracias que le tocó padecer a Miguel Joaquín, quien habló de sí mismo como «un aborto de la naturaleza». Un panel reza así:

«¡Miguel Joaquín —me decía el párroco—, a la cruz, como Cristo! Yo abría los brazos en la fachada de la iglesia, él hacía las marcas. Luego medía de una a otra marca con un bastón rayado. Todavía están ahí. Parece que la marca de la altura no está muy arriba. Hay que tener en cuenta que en aquella época el suelo estaba más bajo. Y yo necesitaba unas piernas que llegasen hasta el suelo, eso es lo que solía decirme Imaz, el versolari de Legarre».

«Se anunciaba que comía como tres y bebía como cuatro. Quizá sea cierto. Cuando me hice grande en casa éramos ocho hermanos, y no nos sobraba nada. Juan José y José Antonio se embarcaron para Montevideo. Entonces me mostraron el contrato, y firmé. Y allá se fue un altzotarra por esos mundos».

«¡Lo que no me pasó a mí...! Estaba puesto con buena letra que no me llevarían por mar, pero parece ser que en Inglaterra me estaban esperando. ¡El barco se balanceaba! El mar tiene malos camineros. A mi alrededor sólo oía que el dinero tenía mucho valor en Londres».

«Siempre fui barbilampiño, pero me compraron unos buenos postizos en París. Y yo paseándome por Regent Street agitando mi bonito bastón, al frente de un grupo de soldados. ¡Qué traje! ¡Qué tamborrada! Allí también causé admiración, y no tuve que comer castañas podridas».

Por otra parte, pronto, este mes de octubre, el Ayuntamiento dará comienzo a las obras para acondicionar la antigua taberna del pueblo como oficina de turismo, bar y tienda de productos locales. Se quiere ofrecer un servicio a las personas que acudan a la localidad, porque hoy en día no hay nada parecido.

La localidad cuenta con otra escultura del gigante, figurativa y de tamaño natural, obra Tomás Ugartemendia, e instalada junto al frontón y la ermita de Santa Bárbara.

Fotos

Vídeos